Más reciente

Las 14 Mejores Canciones de 2015.

Increíblemente, 2015 fue otro año, así como 2014, en donde sonó muy buena música, eso siempre que no cuenten con los aportes tan profundos de otra edición de Eurovision. Además, me parecería que es la primera vez que posteo una de estas entradas de recuento dentro del año correspondiente, lo que posiblemente me ponga sobre otros blogs que en este mismo momento todavía están hablando de los parentescos entre personajes de guerras galácticas. ¿Hablamos de las mejores canciones de 2015?

sp-studio

Malas está haciéndole honor al nuevo look del vocalista de The Hives, una pequeña pista sobre qué deben esperar en esta entrada.

Espero que estén listos para tolerar catorce ítems irritantes y canciones con links que se caen y jamás vuelvo a subir. A diferencia de años anteriores, la lista va de menor a mayor, pero en numeración decreciente (14: bueno, 1: mejor). El track va primero para que lo escuchen (sí, claro, porque escuchan las canciones), y luego su justificación.

14. Better Not Wake the Baby – The Decemberists: Es difícil que una canción tan sencilla y breve como ésta pueda resonar tanto en un oyente, pero incluso aquellos acostumbrados a lo teátrico y a su vez folk de la música de los Decemberists se encontrarán queriendo entrar en batalla mientras el track suena de fondo.

  • Si les gustó…: Take You Down, parte del score del film The Man From U.N.C.L.E. (más sobre él en las próximas semanas), es una buena compañía para la hipotética entrada en batalla.

13. Uma Thurman – Fall Out Boy: Lanzándose casi al mismo tiempo que el track de The Decemberists, esta canción hace una utilización ideal del tema introductorio de The Munsters, como si el título y menciones internas no fueran suficientes intentos desesperados de reentrar en la cultura popular. ¿Saben qué es lo peor? Funcionó de maravillas.

  • Si les gustó…: Siempre pueden recurrir a la canción perfecta para el Dance Dance Revolution: American Beauty/American Psycho, tan divertida como más desesperados los intentos de Fall Out Boy de mantenerse relevantes.

12. More Than a Friend – Anti Social Media: Por más que hable terrible de Eurovision, no puedo dejar de ver la ceremonia cada año por lo que llamo el Síndrome Sebalter. Pero, gracias a eso, siempre se encuentran joyas como esta canción, que prueba que Dinamarca recién conoce a los Jonas Brothers. Intenten no tararear la melodía poco tiempo después de escuchar el track, es virtualmente imposible.

  • Si les gustó…: Anti Social Media participó en Eurovision con The Way You Are, otra canción muy de la vieja escuela que tuvo la particularidad de ni siquiera clasificar para la final.

11. Dirt Sledding (feat. Ryan Pardey & Richard Dreyfuss) – The Killers: Otro año, otra canción navideña de la banda de Las Vegas. Aunque empieza algo deprimente, en conexión con otro track, la melodía levanta con todo pasando el minuto, creando una experiencia digna de la banda, posiblemente lo más divertido que escuché de ellos en años. El video es otra joya, simplemente por el pony furtivo.

  • Si les gustó…: Shaun the Sheep Movie es un fantástico film, y su banda sonora no queda atrás. Yo destaco de ésta principalmente el remix de Rizzle Kicks de Life’s a Treat (el tema principal del show en que está basado el film), y la canción original Feels Like Summer, que cuenta con la participación del ex-Kaiser Chiefs Nick Hodgson.

10. Magnet – Punch Brothers: Los Punch son una de esas bandas que son mejores interpretando tracks que no son suyos, pero esta canción de The Phosphorescent Blues literalmente no se parece en nada al resto del CD, es rimbombante y pícara, realmente fuera de lo común y muy recomendable.

  • Si les gustó…: Pueden darle una oportunidad al CD de donde viene Magnet, particularmente su compañera I Blew It Off, pero mejor dedicarse a otras joyas de la banda, como el cover que éstos hicieron de Reptilia para The A.V. Club.

9. Tomorrow Will Be Kinder – The Secret Sisters: ¿Tuvieron la chance de escuchar este año el CD del concierto en vivo Another Day, Another Time: Celebrating the Music of Inside Llewyn Davis? Completo con covers de músicos de la escena folk y country, o versiones especiales de tracks antiguos como es el caso de esta hermosísima canción, este álbum es único, así como lo fue el concierto.

  • Si les gustó…: No será la única aparición de un track del CD en esta lista, pero les voy adelantando el maravilloso cover de The Midnight Special cantado por Gillian Welch, Dave Rawlings, y Willie Watson, o la versión de Welch y Punch Brothers de Will the Circle Be Unbroken?.

Leer el resto de esta página »

Anuncios

Las 13 Mejores Películas de 2014.

Tarde pero seguro. Bienvenidos a 2014 en cine o, como prefiero llamarlo, “Jack O’Connell sufriendo” (gracias a ’71, Unbroken, Starred Up, 300: Rise of an Empire y ya que finalmente vi Harry Brown). 2014 fue un gran año para el cine, aunque eso no lo podrían notar visto y considerando las nominaciones a los Oscars de su edición correspondiente. Actores, directores y guionistas de todas partes del mundo lograron realizar increíbles proyectos, a tal punto que no pude evitar expandir mi selección a casi el triple de las cinco películas que escojo cada año. A continuación encontrarán lo que creo que son los 13 films más destacables de 2014, con la mejor película ubicándose al final de esta entrada.

Films de 2014 que aún no pude ver: Paddington, Kill Me Three Times, Set Fire to the Stars, The Zero Theorem, The One I Love, Pride.

Menciones de honor (o “no quise incluirlas aquí para evitar que me linchen por la extensión”): 300: Rise of an Empire, Only Lovers Left Alive, The Maze Runner, The Adventurer, The Hunger Games: Mockingjay part. 1, The Double, Monty Python Live (Mostly), Pulp: A Film About Life, Death, and Supermarkets.

1

13. Love Is Strange: Aunque es el ejemplo textual de “película para autobús/avión”, este film se destaca por las magníficas performances de John Lithgow y Alfred Molina, quienes interpretan a una pareja de años que se ve separada tras casarse. El film pierde mucho tiempo en subtramas innecesarias, destrozando lo construido por el dúo. Sólo cuando ellos se reúnen por períodos dentro del film es cuando éste brilla, salvando un guión mediocre.

112. Penguins of Madagascar: ¿Quién pensaría que una película “taquillera”, basada en una franquicia de medio pelo, pésimamente animada, que ya se explotó a fondo con series y especiales, podría ser muy buena? El cuarteto de locos pingüinos protagoniza una aventura verdaderamente entretenida, con miles de referencias cinéfilas imperdibles, y un humor nunca antes visto en las terribles Madagascar. Y, sí, Private es adorable.

1

11. Snowpiercer: Este film no tendría que estar aquí, porque técnicamente es de 2013. Sin embargo, no es la única excepción en esta lista. Ahora bien, este film de acción empieza increíble, beneficiándose de un espacio cerrado y la interacción de un magnífico elenco en los primeros dos actos, para colapsar horriblemente en el tercero. Sin embargo, es más que recomendado, y en más de una ocasión los tendrá gritándole a la pantalla.

1

10. The Mule: El cine australiano es una maravilla escondida dentro de un panorama que se maravilla por un proyecto filmado en períodos cortos durante varios años, por lo que es imposible que muchos tengan la chance de ver este tenso semi-thriller “basado” en hechos reales. Sí, supuestamente es una comedia, pero ustedes se encontrarán más que tensos en los últimos dos actos, en donde los plot twists los tendrán evitando ir al baño por semanas.

Leer el resto de esta página »

Las 12 Mejores Canciones de 2014.

Seguro estarán pensando “¿todavía actualizas este blog?” y, lamentablemente, la respuesta es sí. Quizás por pura nostalgia, como ese Tamagotchi que uno cuida fervorosamente hasta que se le acaba la batería, perdiéndose luego en el universo compartido con juguetes de la Cajita Feliz.

Ahora que superaron esa introducción ridícula de la que me arrepentiré dentro de unas horas, adelanto que es el primer post del año y, a diferencia de lo terrible que fue 2014 en general, muchas de las canciones lanzadas en esos 12 meses fueron más que destacables. Si me siguiesen en Tumblr ya hubiesen escuchado varias de éstas pero tengo tanta popularidad positiva como Bill Cosby actualmente (aunque no su impunidad). El avatar de Malas ya se calzó su look rockero, y aquí están las 12 mejores canciones de 2014.

sp-studio

Ok, quizás no tan rockero.

¿Están listos? Recuerden que va de menor a mayor, piensen que es como si las estuviera calificando de una escala de 1 a 12 (aunque 1 también es bueno, es como hacer un ránking de los cuatro protagonistas de The Musketeers acorde a su belleza). El track/audio va primero, y luego su explicación.

1. They Go Down – The Fratellis: ¿Qué sería de un conteo de canciones en este blog sin mencionar a The Fratellis? A pesar de ser una banda extremadamente mediocre, siguen sacando melodías entretenidas que te dejan pensando en cómo serían si las interpretasen bandas con talento. En 2014, frente a la recepción nivel-Luz de We Need Medicine del año anterior, estrenaron The Soul Crush, en donde se encuentra esta canción que fácilmente podría confundirse con una melodía del buen “rock clásico”.

  • Si les gustó…: Dentro de este EP tenemos otros dos tracks, la fratellicamente mediocre canción que le da el título al disco, y Oh Scarlett, un track de blues y rock muy destacable que casi ni suena como si fuese de ellos.

2. Fake Your Death – My Chemical Romance: Sí, este track es literalmente sólo Gerard Way cantando sobre una melodía pregrabada, algo que es desesperanzador considerando que es la última canción lanzada por “la banda”. Sin embargo, es imposible que no le saque una lágrima a los fanáticos (como yo) que aún sufren por el fin de MCR. De todos modos, aún tenemos el SoundCloud de Ray Toro, la prueba de que éste es el único miembro talentoso del grupo.

  • Si les gustó…: Las compilaciones de LateNightTales son el paraíso de CDs innecesarios, pero la magia de Franz Ferdinand le dio vida a este cover de Leaving My Old Life Behind, un track relajante que destaca la voz de Alex Kapranos.

3. Alone In My Home – Jack White: Lazaretto no es un buen álbum, ¡pero vaya que White tiene un muy buen oído para la música folk/indie/bluegrass/americana! Dentro de ese pastiche producto de desesperación por convertirse en el próximo Bob Dylan, hay dos tracks superiores; Alone In My Home es el más musicalmente logrado de éstos, que casi hace recordar a los viejos días de The White Stripes.

  • Si les gustó…: Temporary Ground es el otro. Aunque no tan destacable como el previamente mencionado, este track es coherente y, de no existir un panorama tan amplio dentro de este conjunto de géneros musicales, hasta podría ser un clásico. La joven que canta en la banda de White es un buen complemento para el músico.

4. eez-eh – Kasabian: Tras años de sufrir un profundo desprecio por esta banda descubrí que, entre las heces, tienen sus pepitas de oro. De 48:13, su álbum más reciente, sólo este tema brilla, un track más que pop que tiene a su oyente bailando sin parar. Éste es el tipo de melodías que merece aparecer en las radios porque sí, será basura, pero es basura apropiadamente creada que te tiene saltando no importa donde estés y no te hace sentir culpable por hacerlo.

  • Si les gustó…: Otro disco terrible lanzado en 2014 es Hold My Home, de los muy talentosos Cold War Kids. El eez-eh de este álbum es All This Could Be Yours, una canción que empuja al oyente a pisar el pedal o, de ser muy responsable detrás del volante, imitar el golpear brutalmente la batería en el aire.

5. I’ll Get You What You Want (Cockatoo In Malibu) – Bret McKenzie: Muppets Most Wanted es una buena secuela, y sus canciones son memorables, especialmente este track parodia de las viejas melodías disco. En el álbum oficial encontramos la versión de la rana malvada Constantine y la del compositor McKenzie. Aunque adoro a Constantine, es obvio que la huella Flight of the Conchords es más presente en el demo original, y es por ello también que la escogieron para el video musical.

  • Si les gustó…: Recomendamos toda la banda sonora, pero la melodía (objetivamente) de mayor calidad es Something So Right, el dúo entre Miss Piggy y Celine Dion. O, como recomendaré hasta la tumba, I’m Number One, el track que prueba que Ricky Gervais tendría que dedicarse a su vieja carrera como cantante y terminar de insistir con Derek.

Leer el resto de esta página »

La Idiocracia, Cuarta Edición: “Achy Breaky 2”, la secuela hip-hop de Billy Ray Cyrus

Cuando pensamos en Billy Ray Cyrus, seguramente lo primero que viene a la cabeza es Achy Breaky Heart, el One-Hit Wonder que éste tuvo hace más de veinte años, y del que jamás se recuperó, no por ser un track idolatrado por todas esas personas que tienen al menos cinco familiares llamados Cletus y Yankee Doodle como bocina de sus coches, sino por el hecho de que Billy Ray es un terrible músico cuya discografía es más ofensiva al buen gusto que la de Nickelback o Bret Michaels. Además, Cyrus tuvo la suerte de vivir hasta el día de hoy del dinero que sigue recaudando su hija Miley con su “música”, esa misma joven que Billy Ray acusó en cierto punto de paganismo al decir que el Diablo había atacado a su familia y los había llevado a la mera oscuridad.

Tan, pero tan ofendido estaba Billy Ray con los arrebatos de vomitiva sensualidad y uso Bieberiano de “miren, miren como consumo drogas, soy tan genial por hacerlo, wiiiiiii” de Miley, que decidió imitarla en su remake del (único) éxito de su carrera, Achy Breaky 2, en la que éste se junta con un (para nada) famoso rapero ([citation needed]) llamado Buck 22, sólo para probar que el Diablo tiene una influencia muy estúpida sobre esta familia. Piénsenlo como la escena de Day-O en Beetlejuice.

En lugar de fragmentar el video oficial y hacer comentarios sobre éste, así como hice en artículos pasados, para esta nueva etapa de La Idiocracia he decidido hacer un relato dramático de los eventos de Achy Breaky 2, que obviamente pueden ver en su totalidad a continuación:

Leer el resto de esta página »

Las 5 Mejores Películas de 2013.

Seguramente no muchos de ustedes experimentaron uno de los terrores más grandes del ser humano: el notar que es fin de mes y no llegaron a cumplir su cupo de entradas en sus blogs. Por suerte, todo buen lector de En las Malas y en las Buenas sabe cuánta negligencia sufre este sitio de mi parte, por lo que este retraso en los artículos de “fin de año” posiblemente no les fue sorpresa. No que les importe, de todos modos, porque el lector promedio de este sitio llega por buscar “muertes de actores en películas” o “tom hiddleston novia”. Por lo tanto, éste es el último post de lo mejor de 2013, las mejores películas de ese año, afortunadamente para aquel que sufre con mi uso de gerundios.

Antes de continuar, los redirijo a críticas más constructivas que hice de los films 47 Ronin, Inside Llewyn Davis, y The Wolf of Wall Street para mi empleo. No es por promocionarme, sino porque ninguna de éstas está en la lista que se encuentra a continuación (recuerden, la última es la mejor):

Broken: ¿Cómo saber cuando un film puede ser de mi agrado? Cuando a mi madre le desagrada. Esta película no tiene ningún elemento grotesco o increíblemente sangriento, pero es una mirada muy certera, muy brutal a la verdadera Inglaterra, aquella que la BBC y los corgis de la Reina no quieren que conozcamos los extranjeros. Por más que no lo crean, los ingleses también tienen su versión de los vecinos molestos que pasan la Trikitonga 20 horas del día. Con actuaciones impresionantes de talentos de la talla de Tim Roth, Cillian Murphy, y Rory Kinnear, es muy recomendable, y el único motivo porque no está más adelante en esta lista es porque técnicamente es de 2012, aunque no llegó a Latinoamérica hasta 2013.

El Hobbit – La Desolación de Smaug: Algo bueno de una secuela es cuando uno sale del cine pensando en lo terrible que fue la primera parte cuando se la compara con su volumen más reciente. Con la nueva El Hobbit, no pude dejar de pensar en cuánto relleno tuvo la anterior y cuántas cosas pudieron haber sido removidas en contraste a la acción y aventura sin parar de la secuela. La trama parecía diseñada para enfocar con la peor luz posible al inepto de Thorin, y con gusto hubiese cambiado gran parte de las escenas con Tauriel por más de Thranduil. No por motivos de guión, sino porque ver a Lee Pace en la pantalla grande es una delicia. De todos modos es una secuela de primera, un viaje entretenido que vale la pena hacer y recomendar.

Leer el resto de esta página »