Excusas

“En las Malas y en las Buenas” is Missing.

Hola, gente. Les habla Malas. Como podrán notar, el blog en sí no ha desaparecido, pero ustedes quizás se sorprendieron al no recibir nuevas entradas en sus feeds, RSS o Noticias del Facebook… después de todo, no hay novedades por estos lados desde el 26 de Marzo. No es mucho, Luz se ha tardado hasta meses sin escribir, para luego poner estúpidas excusas. Es así como hoy decidí tomar control de esta página y escribir mi propia entrada explicando por qué no han visto artículos nuevos desde hace más de dos semanas. Cómo sé esto? Pos, hablo con Luz en el Messenger, siempre y cuando la encuentre escuchando música estando ‘desconectada’. Sí, sé que a muchos de ustedes les importará un pepino todo esto, después de todo éste es un blog ridículo cuyo target principal de burlarse del mundo del espectáculo fue reemplazado hace tiempo por cosas más vendidas (así como Green Day, por ejemplo) y family-friendly, porque Luz pone el link a este sitio en la mayoría de sus CVs. Porque se dio cuenta que no puede vivir de su obsesión con David Tennant. Así que hoy escribo yo para alentar a la señorita (señorita? Vieja loca de los gatos, más bien) a que vuelva a escribir, en especial ya que sus fans llenarán los comentarios de esta entrada con cánticos y pedidos de regreso (GUIÑO, GUIÑO), y porque habré dado la cara por ella. Sin más preámbulos, los motivos por los cuales Luz ha estado ausente:

  • Estuvo viendo muchas películas: Si estoy en lo correcto, ha roto un récord personal. Todos los años, durante los primeros meses, Luz mira muchos films de años anteriores, específicamente del año posterior. Casi siempre aumenta su filmocolección en cuatro o cinco películas nuevas, pero este año pasó de forma absurda ese límite: 13 inclusiones modernas, en las que podemos destacar “Los Muppets”, “Margin Call”, “El Topo”, “The Good Night”, “The Big Year”, “Puncture”, “Push”, “The Losers” (no tiene una obsesión con Chris Evans, sólo disfruta verlo 24 horas al día) y otras más. Lo peor? Vio tantas que ni siquiera recuerda si son todavía más! Y, a diferencia de los años anteriores, ella piensa seguir aumentando ese récord, buscando en internet películas que la gente horrible de las distribuidoras argentinas decidió mandar directo a DVD, como “Jeff, Who Lives at Home”, “Get Him to the Greek” y “Melancholia”, entre otras. Además, no contamos con “Los Vengadores”. Cómo molesta Luz con esa película! Si no está acampando en la puerta del cine un día antes del estreno será porque probablemente murió de la emoción. No saben la pesadilla que es abrir mi Facebook, ya que las Noticias están llenas de su porquería, como tráilers del film, imágenes promocionales (de Chris Evans, obviamente), pósters (gente, compartió el individual del Agente Coulson) y desastres afines. Después habla de las fans de “Crepúsculo”! Como si fuera poco, pasó el Miércoles pasado molestando a los miembros de su familia con el liveblog de la alfombra roja y, lo peor… tengo una entrada a mi nombre para el día de estreno. 

  • No tuvo luz: El Miércoles 4 Luz iba a escribir una entrada que tiene pensada hace tiempo (que probablemente verán la semana que viene si San Tom Cruise quiere). Como la radio de rock local no pasaba el recital de Arctic Monkeys que ella estaba esperando (seguramente rezando para que Alex Turner saliera de la radio al estilo “La Rosa Púrpura de El Cairo”), terminó de merendar y caminó hacia la PC. En ese momento una terrible tormenta (que tiene su propia entrada en la Wikipedia) azotó Buenos Aires, con vientos devastadores que hicieron pedazos muchos lugares de la provincia, y causando que se cortara la luz. Vaya suerte, la de la tonta ésta. Este corte no duró una hora o dos como de costumbre, sino todo un día. Como Luz tuvo que ponerse al día y hacer todas las cosas que no había podido hacer desde el Martes, perdió todo el fin de semana y no pudo escribir esa entrada. Además, Argentina es un país tan bonito, que la luz no se ha recuperado completamente desde aquella vez, así que nuestra amiga anda guardando todo cada dos minutos porque BAM! se queda sin sus estúpidos clips de “Los Vengadores”. No es tema de risa, pobre Luz, que se quedó sin su Alex Turner…
Anuncios

Liveblog – Academy Awards 2012.

Sé que puedo ser mejor al momento de colocarle un título a esta entrada pero, como no es una entrada en sí, pensé que lo mejor sería no molestarme. No se preocupen, en un par de días tendrán un artículo de esos agradables que hago cada semana, no es que ya con esto me doy por hecha. Para ser más sincera, este post es sólo para insertar la ventanita de CoverItLive en donde estará ocurriendo hoy el liveblog a partir de las 18hs. de Argentina (chequeen sus horarios respectivos aquí). Sí, estaré hablando de la 84ª entrega de los Oscars, comenzando con unos datos banales que a nadie le importan, luego la alfombra roja (en donde me burlaré ampliamente de Ryan Seacrest) y, a partir de las 21:30hs. de Argentina estaré repasando en vivo la premiación. Así que espero que sintonicen la entrega y compartan todo tipo de bromas en este liveblog, que los mejores comentarios serán destacados en esta misma entrada y, si es posible, se llevarán un premio completamente estúpido que no se compara ni ahí con un iPad. 

Claro que puede pasar que mi computadora no soporte el flash de la transmisión en vivo y la ventana del liveblog al mismo tiempo… en ese caso, sorry. Pero ya veremos, cualquier cosa les aviso.

IMPORTANTE: La ventanita no se puede insertar, así que hagan click aquí si quieren ser parte del liveblog. Lamento los inconvenientes.


‘En las Malas y en las Buenas’ está de regreso!

Por más que no lo quieran creer, damas y caballeros, este blog ha cobrado vida nuevamente! Así es, no le ha ocurrido nada extremadamente preocupante a mi persona, como una sesión de besos esquimales con un unicornio, parecerse mágicamente a Robert Pattinson en medio de la premiere de “Saga Crepúsculo: Amanecer” o ir por la calle con una remera que, casualmente, diga “yo soy la que escribe ‘En las Malas y en las Buenas'”. Casi tres meses, lectores. Cómo podría yo explicar una ausencia tan abismal e increíble, sin contar con que no había dejado siquiera un pequeño estado o nota de despedida, cuando siempre los períodos de ausencia constaban de sólo un par de semanas? Lo bueno de todo esto, sin embargo, es que he vuelto y no he permitido que ningún medio u otro escritor tomara las riendas de este antipático blog (aunque, pensándolo bien, a manos de otros estaría bien escrito). Si bien aún no he podido controlar esto del código HTML en la notas de Facebook, esta ausencia definitivamente sirvió como un merecido descanso y una especial alerta para que deje de abusar de la Internete y me ponga a hacer algo decente. Y, como sino no sería una típica entrada de ‘En las Malas y en las Buenas’ aquí les dejo los cinco motivos por los cuales desaparecí por unos buenos tres meses. Espero que obvien la mala escritura, he perdido práctica…

Motivo Nº1:

Bloqueo, bloqueo y más bloqueo: Admitámoslo, después del Experimento de “Glee” se notó una increíble cantidad de materia gris ausente, probablemente por haberme sometido a tal horror por una semana; tanto que, si bien la entrada siguiente tuvo razón en tantas cosas, parecía escrita por lo que queda del cerebro de Lindsay Lohan, sin contar siquiera con que semejante avalancha de idioteces me llevó más de dos horas para escribir. Sí, tenía una increíble cantidad de ideas patrullando diferentes sectores de mi persona pero, por algún motivo que ni San Tom Cruise puede descifrar, no encontraba manera de activarlas apropiadamente en más de 500 palabras. Muchas de éstas, afortunadamente, serán puestas a prueba en las siguientes semanas, con un par de nuevos experimentos (no confundir con los Experimentos, cuya frecuencia intentaré disminuir para favorecer mi salud mental) que harán de este blog una vergüenza semejante al 75% de la totalidad de los blogs que rodean el Internet. Y Tumblr en general.

(más…)


Cómo evitar la Ira de tus Lectores sin morir en el Intento.

Hay una estadística interesante acerca de mi blog que pocos saben y, probablemente, poco les importe. Ésta, casualmente, indica que de los casi 10.000 fans que tengo en total (suscripciones y fans) y de los más de 100 usuarios que regularmente visitan la página oficial (más de 500 serían en la página de Facebook), sólo un puñado que casi puedo contar con los dedos de la mano se hace notar, ya sea comentando o enviando interesante feedback vía e-mail. Qué ocurre con ‘En las Malas y en las Buenas’ que no lleva a sus lectores a sentirse lo suficientemente inspirados como para dejar unas palabras, o al menos colocar un simple “Me Gusta” en una nota para así hacer notar a la horrible, patética escritora que al menos no tienen oculta la página en su corriente de Noticias? Qué es lo que lleva a más de 4.000 lectores a mostrar pura indiferencia hacia el sitio, que casualmente acepta comentarios negativos (siempre y cuando no haya insultos o cosas MUY ofensivas)? Es obvio pues que no es tanta culpa del lector, sino que también del escritor. Sí, no realizo extensos webcómics extremadamente divertidos, ni actualizo al mundo con lo último y más genial de la música, ni hago concursos para al menos llamar la atención de un par de perdirijillos; sabiendo también que últimamente he estado escribiendo sólo una vez por semana por encontrarme muy ocupada, hecho que probablemente ha dispersado a un par y ha alertado a muchos como si fuera una señal de que pronto dejaré de escribir. En esta entrada procederé, quizás de forma poco humorística, a explicarles un par de razones por las cuales he estado dejando un poco de lado el blog y acerca del futuro de éste. Sorry por la larga introducción (y por todo el resto).


  • Pierdo tiempo con las cosas más ridículas: Si hay algo que los gatos y yo tenemos en común, aparte de tener nueve vidas y un pánico masivo por los perros, es la extrema curiosidad que todo nos provoca. El problema, también, es que hasta un caracol tiene mayor capacidad de procesamiento y agilidad que yo. Ambos factores, tristemente, llevan a ese severo paradigma de pasarse horas congelado frente a una mínima estupidez, más un par de días investigando acerca del asunto. A veces termino encontrándome con cosas extremadamente agradables, mientras que otras veces mis días se derrochan con ridiculeces como Charlie Sheen (y todos sabemos cómo terminó eso, verdad?). Por ejemplo, pasé todo un día observando la avant premiere de “Thor” en vivo por Internet sólo para ver si Tom Hiddleston era atractivo, porque los tráilers del film lo hacían parecer así. Y vaya que fueron horas perdidas, ya que estaba terriblemente equivocada.
EWWWWWWWWWWWW!!!

(más…)


Mi Semana como Asistente de Charlie Sheen.

Luego de casi asesinar a mi vecino la semana pasada, mi familia y amigos imaginarios decidieron que lo mejor para mí sería buscar un empleo que, obviamente, me mantuviera lejos de casa. Entonces me sentaron frente a la PC y me obligaron a revisar ofertas de trabajo en sitios que les habían recomendado cadenas de spam chinas. Uno de ellos, curiosamente, decía “Busco mujeres serias dispuestas a convertirse en diosas. Trabajo estable cuidando a una persona inestable. Se tiene que hospedar en mi mansión y tener conocimientos previos contando lingotes de oro, huyendo despavorida cuando avista un arma. Localidad: Estados Unidos.”. No voy a mentir y decir que sonaba interesante, pero era eso o escuchar el horrible nuevo álbum de Panic! at the Disco… además cuando llamé para averiguar del empleo, me atendió un caballo que lo único que sabía decir era “Estás contratada”, así que no había duda de que era un trabajo perfectamente normal y seguro. Tampoco negaré que me sorprendí al ver que Charlie Sheen me recibía en el aeropuerto, ese hombre cuyo derrame de estupidez lo llevó a ser despedido de su empleo , transformado en una estrella de Internet, creador de frases como “Bi-Ganando”“ADN de Adonis”; y todo eso en el transcurso de un mes. Aquí les dejo mi relato de la semana en la que fui asistente de Charlie Sheen, por favor no teman por mi salud mental, que todavía está igual de deteriorada.

Día 1: El mismísimo Charlie me recibe en el aeropuerto. Noto que lleva dos carteles, uno con mi nombre horriblemente deletreado (“LHUS”) y otro que dice “AMALIA”. Con toda tranquilidad me cuenta que estoy siendo contratada para ser su asistente por un período de tiempo indeterminado y que, como todas las mujeres que lo rodean, ahora soy una ‘diosa’. Luego de decir esto último, Sheen mira para todos lados de forma paranoica, gruñe, ladra y comienza a pelear con su propia sombra. Su guardaespaldas, con cara de no tolerar más nada, me dice que hizo lo mismo hace media hora, que mejor yo vaya a la limousina pintada con motivo de piel de tigre y espere allí a que suban los demás. Es importante notar la destreza con la que Charlie pelea con su sombra, ya que patea, muerde y rasguña con una motivación tan genuina! El guardaespaldas, como obsequio de bienvenida, me regala una remera con la frase patentada por mi nuevo jefe, “WINNING!”, carga mi maleta en el auto y abre la puerta trasera para que entre. El interior de la limousina es fabuloso, todo cubierto de imitación de oro (Fácilmente reconocible por la marca de agua que dice ‘Esto no es oro’), repleto de copas de champagne y botellas de repelente para pejelagartos. En un pequeño gabinete con puerta transparente veo unas simpáticas pastillas con forma de Hello Kitty y, como soy tan inteligente, procedo a tomar una y tragarla con increíble facilidad. Desafortunadamente, me empiezo a quedar dormida. Mientras cierro definitivamente mis ojos, entra una jovencita de mi edad al automóvil, saludándome en el proceso. Antes de quedarme dormida escucho que Charlie nos pregunta “Y? Cómo fue volar en el estómago de ese enorme, misterioso pájaro blanco?”

(más…)