5 Cosas que Aprendí

5 Cosas que Aprendí gracias a “Sunshine”.

Como bien expliqué en la entrada anterior (ya saben, esa en la que me excusaba por no haber escrito en tres meses), una gran parte de mi ausencia fue dedicada a ver películas. De éstas, claro, hubo una buena cantidad que no había visto previamente y que provocaron múltiples reacciones en mi persona: las que adoré, como “Medianoche en París”; las que me sorprendieron, como “The Crazies”; las ‘meh’, como “Tooth Fairy”; y, como no podían faltar, aquellas horribles, desesperantes, desagradables películas cuyo título me asquea de sólo pensar en tipearlo. Bueno, no hay AQUELLAS, sino una sola: “Sunshine”, de Danny Boyle. Si bien no he escrito esta introducción en primera persona, ni habrá al menos una imagen de Adrien Brody, decidí recurrir al mismo modo de listar que aquella entrada en la que expliqué los buenos aprendizajes que había dejado la remake de “King Kong” en mi persona. Por qué? Y, pues, para evitarles a ustedes, lectores, un gran disgusto si algún día deciden ver el film. Al contrario que en la primera ‘5 Cosas’, cada ítem en esta entrada irá relacionado cronológicamente con los pensamientos que saltaban mientras miraba la película. No digan que no les advertí.

Enseñanza Nº1:

Evitar “Semanas de Actores”: Esta película cayó directamente en una de las tres semanas de las vacaciones de invierno argentinas, en la cual me había empecinado en únicamente ver films que tuvieran a Cillian Murphy en el elenco. Si han leído al menos dos entradas random de este blog, sabrán que el motivo por el cual había elegido a este actor específico es porque lo considero ridículamente apuesto y, además, porque no he visto muchas de sus películas (TAN superficial no soy, gente). Es así como un Lunes vi “Desayuno en Plutón”, un film fantabuloso con actuaciones excelentes, decidiendo ese mismo día que al siguiente iba a ver “Sunshine”, porque recordaba haber leído ese título en un wallpaper que tuve de Cillian en mi computadora. Lectores, les ruego que por favor no hagan lo que yo hice, tómense tiempo entre cada película. Semanas, meses! Para los siguientes días había planeado ver “Red Eye” y “Perrier’s Bounty”, entre otras. Creo que está de más decir que luego del Martes no vi ninguna de esas, por el simple horror que me provocaba relacionar al Cillian de “Sunshine” con otros Cillians (Sí, hay diferentes Cillians. Y prepárense, porque estaré escribiendo ‘Cillian/s’ por toda esta entrada). Aunque eso sí, mi familia quiso ver “El Origen” esa misma noche, for the lulz.

(más…)

Anuncios