La Idiocracia, Tercera Edición: Los Medios y la Piratería.

“En las Malas y en las Buenas” no es un blog de esos que se enseria en diferentes temas y comienza a predicar como un zombie con tal de concientizar. Al menos, creo yo, no me tomo nada en serio, ya que considero al mundo un gran hervidero de idiotas y las consecuencias de tales (Sí, yo me creo idiota. Y a tí también. Y a ÉSTE en especial.). Cuántos no paran de compartir y retwittear el video de Kony, creyendo que haciendo famoso a ese tipo de algún modo acabará la tonelada de problemas que hay en Uganda? Las masas siempre fueron un problema, y es por eso que hay gentuza calificada especialmente para manejarlas como se les plazca. Me refiero a los medios, obviamente. Diarios, revistas, productoras, distribuidoras, discográficas, etc. Desde la aparición de la internete, ciertas personitas encontraron la manera de arruinar a esos medios que sólo utilizan sus productos para lavar dinero y cerebros, y de allí nació la piratería. Por qué se llama piratería? Who knows, después de todo, los piratas-piratas robaban todo el cargamento de un barco y, generalmente, mataban a todos los que estaban a bordo del navío (Aunque no estaría mal que se despachen a un par de cabecillas del entretenimiento, no?). Hoy en día, un pirata está sentado en su PC compartiendo con otra gente, usualmente sin fin de lucro, un archivo en particular que puede llegar a tener derecho de autor (Así como si le prestaras a tu amigo un CD, digamos). Y eso es lo que les molesta a los medios. Es así como decidí inspeccionar un poco todo este caos que se generó por los sitios que pasaban películas ‘piratas’(ARRRR!), y por qué todos estos encarcelamientos y juicios son injustos (Al menos porque no TODOS están implicados). Disfruten.

Hoy, la justicia argentina (Ya saben, ese país hermoso en el que vivo) inició una causa contra el sitio de streaming de películas Cuevana bajo el escudo de que lo que estaba haciendo el sitio estaba mal. Aparte, porque cierto juez habría recibido una simpática ‘donación’ por parte de muchas empresas importantes, como Fox, Disney, Paramount Pictures, Columbia, Universal, Warner Bros., Telefé HBO. Remarco esto porque hace dos años nadie decía nada acerca del sitio y, de repente, saltan todas estas empresas y AHÍ se toman cartas en el asunto. Ahora bien… a quién perjudica esto? El pedido legal dice que Cuevana debe ser cerrada porque los usuarios no deben ver gratis cosas no autorizadas por “sus dueños” (o sea, no los autores, sino los que hacen el $). Nuevamente, a quién perjudica esto? A NOSOTROS, caray!!! “En las Malas y en las Buenas” siempre se ha alineado con el lado de los ‘piratas’ porque el modelo propuesto por las empresas del entretenimiento es tan mezquino como el otro extremo. Como parte de mi investigación, decidí comprar entradas online para ver la nueva tortura de McG, “Esto es Guerra”, principalmente porque está Tom Hardy. Ya que pasé más de una semana lamiendo y haciendo gestos obscenos al poster del film individual del actor, pensé que lo mejor sería hacer lo mismo en medio de una sala de cine:

Si no pueden leer bien la captura de pantalla, la entrada general es $38. En 3D, si están interesados en ver “John Carter” (JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA), está $43. Como parte de las averiguaciones, inspeccioné el supermercado asiático más cercano a mi domicilio y me encontré que con $38 puedo comprar pan y embutidos para una semana y media. Con lo que sale UNA entrada puedo sobrevivir 10 díasY eso es siendo extremadamente derrochona. Además, si me dijeras que la calidad de la sala y de la empresa es súper óptima, pues, quizás el precio sería más tolerable. Considerando que las películas de hoy en día son todas una chatarra, $38 es demasiado. Ustedes pagarían casi $40 por “Jack & Jill”“El Artista”“Esto es Guerra” o mismo $43 por “John Carter”? La última vez que fui al cine con mi madre sólo pagué por mi entrada ya que teníamos un descuento del 2×1, fuimos a ver “El Topo”, y allí sí fueron $38 bien gastados. Pero pagar semejante cantidad para salir insultando al film? Cómo puedes saber hoy en día si un film vale la pena? Los críticos están más que comprados, publicitan de forma exagerada lo más malo y, como si fuera poco, no puedes siquiera ver el guión original en internet porque las productoras piden que sean removidos. La gente tiene que ir a ver chatarra porque los grandes quieren, cuando brindando mejor calidad y servicio nadie tendría que ser forzado ni desconfiado. Pero también puedes esperar, y ahí hay otro problema:

De qué videoclub estamos hablando? El que entró en bancarrota y cerró, Blockbuster? Los de barrio, que cada vez hay menos? Pensamientos como el de ese genio de la imagen son los que están causando este problema. En lugar de razonar lógicamente y de adaptarse al medio, los medios prefieren limitar a la gente, obligarla a hacer lo que ellos quieren porque, según ellos y el Einstein de arriba, eventualmente el servicio se pondrá a disponibilidad de todos. Digamos que esperamos cuatro meses o más para un DVD, y que justo tenemos un videoclub a la vuelta de casa. Éste, el de alquiler, generalmente está rayado de tanto uso, el reproductor no lo lee, no podemos adelantar las publicidades ni el “No te robarías un auto”, no podemos tener las opciones extra como gag-reels o comentario y, para colmo de males, la calidad de la película es un asco. Genial, verdad? Por supuesto que podríamos comprarnos el DVD original por unos buenos $40 (o el Blu-Ray por $160) y, si la película termina siendo una bazofia Sandlerística, usarlo de frisbee o venderlo a $3. Eso sin contar con que hay que tener el reproductor, la TV de 34300 pulgadas y los súper lentes 3D para verlo. No hay garantía de calidad hoy en día. Cuando “John Carter” salga a la venta en video, el DVD saldrá igual de caro que el de “Los Muppets”. Ni siquiera ponen más barato aquello que realmente apesta. Está bien, estoy siendo muy pesimista… consideremos otras opciones, como Netflix!

Esta compañía hace poco llegó a la Argentina y, como toda buena empresa en crecimiento, lo único que ha hecho desde su llegada es spamear todo lo posible para que utilicemos su ‘excelente servicio’. De lo que más se jactan es de su súper importante catálogo. Como podrán ver en la imagen de arriba, el sector de “Románticos” se compone SÓLO de joyas cinematográficas como las “Crepúsculo”, una de Jennifer Garner que ni yo conocía, una de Dane Cook (holy f*ck!) y una con Ashton Kutcher y Tara Reid. Eso únicamente. ÉSE es el gran catálogo? Por eso quieren cobrar $39? Incredulidad aparte, probemos el servicio. Intentemos ver “Shrek”, uno de los grandes estrenos que tiene Netflix. Con la pobre conectividad a Internet que tiene todo el planeta, la descarga del film llevó dos horas y luego se la pasó tildándose. Sin contar con que la calidad es tan pobre como si hubiera sido tomada con una cámara de la pantalla. Además, Netflix casi ni tiene series de TV. Vamos a ver otra recomendación de los grandes: Hulu, un canal online que pasa todas tus series favoritas así como así. Como todos sabrán, adoro a Zooey Deschanel, así que procederé a ignorar ese estúpido show que tiene y miraré su episodio de “Saturday Night Live”

Oooooh, Hulu sólo funciona para los Estados Unidos? Genial, así que el resto del mundo pasa viendo “Hermanitos Detectives” (o algo así) en Netflix porque no somos merecedores de tanta genialidad. Está bien, procederé a verlo por cable. Oh, esperen… saben cuánto sale el sistema de cable en Argentina? $125, aproximadamente, y se va mucho más alto si instalas el servicio premium, el decodificador, el HD y todos los otros complementos. Los $125 son sólo si quieres ver repeticiones de “Friends” o episodios de “Saturday Night Live” de las épocas en las que Lindsay Lohan todavía era una persona. Los Academy Awards con el doblaje irritante ese del TNT: $125; sin el doblaje:$170 para arriba. Además, yo no tengo TV con cable! Qué opciones ‘legales’ tengo para mi computadora? El sistema appleiano de iTunes viene a mente. Ése también hace poco que apareció en este país, ya que antes de que Apple y Netflix llegaran todos vivíamos escuchando la radio mientras nos sacábamos las pulgas. Como “Sherlock” no vuelve hasta fines de 2013, mi adicción al show me llevó a “The Good Night”, una película dirigida por el hermano de Gwyneth Paltrow y estelarizada por mi bonito adorable precioso Martin Freeman. Decidí entonces que, para verla, iré a iTunes y la compraré:

Ummmm, no está. Es una película de 2007, gente. Pero me ofrecen “Showtime” y “Una Noche en el Museo”. Porque tienen mucho que ver. Incluso agregué ‘movie’ en el término de búsqueda porque sino salían un montón de canciones y álbumes que no tenían nada de sentido. Es iTunes, el proveedor más grande de entretenimiento allí afuera, y sin embargo no tienen la película que estoy buscando. Pero Megavideo y Cuevana están infringiendo la ley por transmitir links a versiones existentes de muchos films. Está bien, vayamos a Google, probablemente allí sólo encontraré información de la película…

Esperen un segundo! Acaso Google está compartiendo links a videos ‘pirata’ tal como lo hace Cuevana? Por qué entonces nadie está haciendo algo contra ellos también!? Así es, Cuevana tiene un sistema de streaming Flash incorporado, pero en sí lo único que hace es mostrar un link a sitios como Megaupload o Wupload! En qué quedamos entonces? Quién está en lo correcto y quién es más errado que la propuesta completa de “John Carter”? Google puede hacerlo pero Cuevana no, incluso cuando los primeros están cobrando por los avisos y los segundos piden donaciones para mantener el sitio? A diferencia de sitios también ‘piratas’ de películas, el plug-in de Cuevana no es malicioso (Si no saben, los plug-ins de MonsterDivx y afines modifican los adsenses que ves en tu explorador e insertan publicidades de ellos, literalmente siendo spamware) y su único lucro, al contrario de lo que dice el pedido hecho a la justicia argentina, proviene de las donaciones. Ya ni siquiera pueden recibir dinero por una cierta cantidad de descargas porque cerraron Megaupload! Y ya ni siquiera es lo que era… gracias a Cuevana pude ver “Wallander” porque no la encontraba en ningún sitio legal, y ahora es sólo:

“Sherlock” todavía está en el sitio y, gracias a ello, ahora que terminé la primera y segunda ‘temporada’ (en las series británicas es otra terminología la que se usa), en cuanto salgan ambas en un DVD-pack, pienso comprármelas. Léase, gracias a algo ‘pirata’ pude probar la calidad de un producto y, al comprobar que es bueno, lo compraré de forma costosamente legal. Así es como funciona el sistema hoy en día. Nadie puede esperar que todo el público de internet corra a los cines o a las tiendas de discos luego de que cierren sitios como Cuevana. Lo único que harán con todo esto es fomentar la reventa de cultura, gente que sí lucra con algo que es de otros. En sitios de streaming lo único que se puede hacer es ver o escuchar el archivo, y nada más (Después que seas un genio y veas la manera de bajártelo es cosa tuya y no de ellos), mientras que hay toda una empresa sombría de reventa que es una vergüenza, y de eso no hacen ni dicen absolutamente nada.

En Argentina hay toneladas de personas que ponen puestos callejeros de reventa de films, ya sea en VCD o DVD. Por sólo $5 puedes llevarte hasta más de dos películas que todavía ni salieron. La mayoría de las veces las calidades de éstas son pésimas porque son tomadas de la pantalla con una cámara cero modelo, pero hay otras veces que es copia del DVD en serio, y uno se queda pensando cómo hicieron para conseguirlo si esa película todavía está en cartel? Y es ahí que uno cae al planeta: atacan por el flanco de Internet ya que saben que aquellos que consiguieron la película (por ejemplo, Cuevana espera a que salga el DVD de un film para compartir los links de ripeo) no tienen ni idea de dónde proviene, mientras que los de las copias exactas del DVD lo obtuvieron precisamente de alguien dentro de las mismas distribuidoras (que posiblemente se lleve una gran comisión… un topo, podría decirse). Es agua turbia, verán. Además, como decía antes, los sitios como Cuevana que no cobran ni permiten que uno se quede con el archivo, no tienen nada que ver con la caída del comercio cinematográfico. Acaso puedo pasar un episodio de “Sherlock” a mi obsoleta TV? NO, pero sí puedo comprarme “The Deep Blue Sea” a $3 y reírme de lo mala actriz que es Rachel Weisz junto con mi familia durante la cena. Pero van por Cuevana porque sino los topos dentro de HBO y demás se quedan sin sus comisiones. Y, lo peor, es que por el mal servicio resultante de esto, el mismo público fiel se va en contra de ellos:

Qué soluciones puedo brindar luego de esta extensa investigación? Primero, los estudios, medios, productoras, etc. deben dejar de gastar toneladas de dinero en cosas inútiles (Ejemplo cinematográfico, la “Actividad Paranormal” original costó muy poco y recaudó mucho por su bajo presupuesto y popularidad entre aquellos que la habían visto tanto online como en el cine) que luego tienen que obligar al público a que vea para recuperar al menos parte del presupuesto (Ahem, “John Carter”, ahemmm). Segundo, pueden aliarse todos y sacar un servicio online que salga poco, se adapte a las conexiones de red de cada usuario, un buen catálogo y tenga comerciales en donde se les plazca (que no moleste al observador, obvio). Tercero, pueden lanzar las películas al mismo tiempo de forma global, por lo menos para evitar tener que ver “The Good Night” con subtítulos en ruso. Cuarto, pueden de hecho DISTRIBUIR las películas, no tener que ver “Melancholia” en la internete porque los de Distribution Company hicieron pucherito contra Lars Von Trier, o aguantar que sigan posponiendo “Shame” para que finalmente no la pasen por miedo a que los cinco gatos locos que la vayamos a ver al cine nos horroricemos por ver un enorme miembro genital masculino. Quinto y más importante, si van a acusar a TODOS los encargados de la piratería, cumplan con lo dicho… quieren a los de Cuevana? Bueno, pero agarren también a los de las distribuidoras que ‘venden’ los DVDs originales, a los de Netflix (y etcétera) que cobran mucho por un pésimo servicio, a los que cobran precios exorbitantes por un Blu-Ray, a los miembros de todas esas empresas querellantes que tienen una película ilegal en sus PCs y canciones ‘truchas’ en MP3, y a cualquier inútil que ponga un producto de mala calidad a la venta y espere que el público lo compre mediante la fuerza. ESO SERÍA JUSTICIA.

Caray, cómo odio al mundo!

“En las Malas y en las Buenas” está tomando Opiniones acerca del Asunto. Témanle.

::Luz::

Hazte Fan de ‘En las Malas y en las Buenas’ en Facebook! 

Sigue a la autora en Tumblr!

E-mail: enlasmalasyenlasbuenas@hotmail.com

Una respuesta

  1. ¡Excelente post, buen trabajo de investigación! Coincido con la mayor parte de las apreciaciones y aún creo que te faltan más acusaciones por hacer, pero deberíamos hacerlas todos frente a la justicia para defender a quienes son inocentes (“piratas” y usuarios de Internet) y que se castigue a los verdaderos ladrones inescrupulosos que comercian con la creatividad ajena (productoras y revendedores).

    16/03/2012 en 05:18

CO-MEN-TA-RIOS!!! CO-MEN-TA-RIOS!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s