Archivo para marzo, 2012

5 Canciones Buenas de (films) Musicales Horrendos.

De vez en cuando llego a un punto en el cual pierdo toda tolerancia por aquellas cosas que otros, pos, tolerarían. El otro día, inspeccionando la internete, me encuentro con que todavía está en pie la adaptación cinematográfica de “American Idiot”, el musical de Broadway basado en el álbum abonosado (definición: algo influenciado o semejante a la megalomanía de Bono) de Green Day. A diferencia de otras obras maestras teatrales actuales (como “The Book of Mormon”), “American Idiot” es simplemente una interpretación ridícula de las canciones sobrevaloradas que componen el CD, con situaciones agregadas para hacer una transición tranquila entre track y track, y con personajes tan superfluos que fácilmente podrían haber sido parte de “Caballo de Guerra”. Los actores, cantantes profesionales, obviamente son mejores que Billie Joe Armstrong (quién no?) y eso perjudica aún más al musical. No comprendo el por qué, luego de “John Carter”, los estudios de Hollywood son capaces de dar luz verde a eventos poco relevantes, o con una historia de poca popularidad, esperando que el público esté fascinado con la idea sólo porque ellos quieren. Pensando en cuántas canciones de “American Idiot” se trasladarán correctamente a la pantalla grande (léase, ninguna), se me vinieron a la mente una serie de films musicales tremendamente malos que, sin embargo, UN track más que decente tienen. No, no estoy hablando de películas insoportables con buena banda sonora (ahem, “Transformers”, ahem), sino canciones interpretadas por los mismísimos actores. Una lista de ellas. Disfruten, o lloren… lo que les salga primero.

Canción Nº1:

That Thing You Do (de “Eso que Tú Haces”): Comenzamos por este simple paródico One-Hit Wonder ya que es lo único que permite que no me corte las venas cada vez que encuentro esta película por Internet. Ya saben, me pongo a pensar “Bueno, la melodía pegadiza esa ya viene, ya viene”, así por aproximadamente una hora y media, como tengo la increíble suerte de captar el film SIEMPRE desde el principio. Qué puedo decirles? Es un track cursi, mal intepretado, redundante y sin sentido… pero la película es peor. Ni siquiera pudieron hacer que las otras canciones sonaran bien para salvarla por ese lado (Al estilo “El Extraño Mundo de Jack”. Sí, lo dije, la película no es TAN buena.)! Eso es vagancia, gente, pero al menos tenemos una melodía irritante a la cual poder tararear cuando la pasan en la radio.

Canción Nº2:

Rock ‘n’ Roll High School (de “Rock ‘n’ Roll High School”): Ya comenté en otra entrada que adoro a The Ramones incluso cuando éstos son el equivalente de harakiri auditivo, pero a tal punto de crear una película completa en base a ellos y sus canciones? Sólo Roger Corman puede mandarse semejante ofensa contra la humanidad. Afortunadamente, el único track que no era reflejo del bajo presupuesto de la película es aquel que fue compuesto especialmente para ella (Bueno, digamos ‘compuesto’, incluso cuando es un colapso de instrumentos al azar). Qué es lo que hace a “Rock ‘n’ Roll High School” una canción buena? No tengo idea. Puede ser la letra incoherente y repetitiva, los mismos riffs y acordes una y otra vez, o simplemente el hecho de que los músicos son pésimos… se podría decir que es una joya bruta. Muy bruta. Pero, hey, Alvin y las Ardillas le hicieron un cover, lo que significa que la canción es lo suficientemente buena como para ser masacrada por los condenados animalitos esos!!!

(más…)


La Idiocracia, Tercera Edición: Los Medios y la Piratería.

“En las Malas y en las Buenas” no es un blog de esos que se enseria en diferentes temas y comienza a predicar como un zombie con tal de concientizar. Al menos, creo yo, no me tomo nada en serio, ya que considero al mundo un gran hervidero de idiotas y las consecuencias de tales (Sí, yo me creo idiota. Y a tí también. Y a ÉSTE en especial.). Cuántos no paran de compartir y retwittear el video de Kony, creyendo que haciendo famoso a ese tipo de algún modo acabará la tonelada de problemas que hay en Uganda? Las masas siempre fueron un problema, y es por eso que hay gentuza calificada especialmente para manejarlas como se les plazca. Me refiero a los medios, obviamente. Diarios, revistas, productoras, distribuidoras, discográficas, etc. Desde la aparición de la internete, ciertas personitas encontraron la manera de arruinar a esos medios que sólo utilizan sus productos para lavar dinero y cerebros, y de allí nació la piratería. Por qué se llama piratería? Who knows, después de todo, los piratas-piratas robaban todo el cargamento de un barco y, generalmente, mataban a todos los que estaban a bordo del navío (Aunque no estaría mal que se despachen a un par de cabecillas del entretenimiento, no?). Hoy en día, un pirata está sentado en su PC compartiendo con otra gente, usualmente sin fin de lucro, un archivo en particular que puede llegar a tener derecho de autor (Así como si le prestaras a tu amigo un CD, digamos). Y eso es lo que les molesta a los medios. Es así como decidí inspeccionar un poco todo este caos que se generó por los sitios que pasaban películas ‘piratas’(ARRRR!), y por qué todos estos encarcelamientos y juicios son injustos (Al menos porque no TODOS están implicados). Disfruten.

Hoy, la justicia argentina (Ya saben, ese país hermoso en el que vivo) inició una causa contra el sitio de streaming de películas Cuevana bajo el escudo de que lo que estaba haciendo el sitio estaba mal. Aparte, porque cierto juez habría recibido una simpática ‘donación’ por parte de muchas empresas importantes, como Fox, Disney, Paramount Pictures, Columbia, Universal, Warner Bros., Telefé HBO. Remarco esto porque hace dos años nadie decía nada acerca del sitio y, de repente, saltan todas estas empresas y AHÍ se toman cartas en el asunto. Ahora bien… a quién perjudica esto? El pedido legal dice que Cuevana debe ser cerrada porque los usuarios no deben ver gratis cosas no autorizadas por “sus dueños” (o sea, no los autores, sino los que hacen el $). Nuevamente, a quién perjudica esto? A NOSOTROS, caray!!! “En las Malas y en las Buenas” siempre se ha alineado con el lado de los ‘piratas’ porque el modelo propuesto por las empresas del entretenimiento es tan mezquino como el otro extremo. Como parte de mi investigación, decidí comprar entradas online para ver la nueva tortura de McG, “Esto es Guerra”, principalmente porque está Tom Hardy. Ya que pasé más de una semana lamiendo y haciendo gestos obscenos al poster del film individual del actor, pensé que lo mejor sería hacer lo mismo en medio de una sala de cine:

Si no pueden leer bien la captura de pantalla, la entrada general es $38. En 3D, si están interesados en ver “John Carter” (JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA), está $43. Como parte de las averiguaciones, inspeccioné el supermercado asiático más cercano a mi domicilio y me encontré que con $38 puedo comprar pan y embutidos para una semana y media. Con lo que sale UNA entrada puedo sobrevivir 10 díasY eso es siendo extremadamente derrochona. Además, si me dijeras que la calidad de la sala y de la empresa es súper óptima, pues, quizás el precio sería más tolerable. Considerando que las películas de hoy en día son todas una chatarra, $38 es demasiado. Ustedes pagarían casi $40 por “Jack & Jill”“El Artista”“Esto es Guerra” o mismo $43 por “John Carter”? La última vez que fui al cine con mi madre sólo pagué por mi entrada ya que teníamos un descuento del 2×1, fuimos a ver “El Topo”, y allí sí fueron $38 bien gastados. Pero pagar semejante cantidad para salir insultando al film? Cómo puedes saber hoy en día si un film vale la pena? Los críticos están más que comprados, publicitan de forma exagerada lo más malo y, como si fuera poco, no puedes siquiera ver el guión original en internet porque las productoras piden que sean removidos. La gente tiene que ir a ver chatarra porque los grandes quieren, cuando brindando mejor calidad y servicio nadie tendría que ser forzado ni desconfiado. Pero también puedes esperar, y ahí hay otro problema:

De qué videoclub estamos hablando? El que entró en bancarrota y cerró, Blockbuster? Los de barrio, que cada vez hay menos? Pensamientos como el de ese genio de la imagen son los que están causando este problema. En lugar de razonar lógicamente y de adaptarse al medio, los medios prefieren limitar a la gente, obligarla a hacer lo que ellos quieren porque, según ellos y el Einstein de arriba, eventualmente el servicio se pondrá a disponibilidad de todos. Digamos que esperamos cuatro meses o más para un DVD, y que justo tenemos un videoclub a la vuelta de casa. Éste, el de alquiler, generalmente está rayado de tanto uso, el reproductor no lo lee, no podemos adelantar las publicidades ni el “No te robarías un auto”, no podemos tener las opciones extra como gag-reels o comentario y, para colmo de males, la calidad de la película es un asco. Genial, verdad? Por supuesto que podríamos comprarnos el DVD original por unos buenos $40 (o el Blu-Ray por $160) y, si la película termina siendo una bazofia Sandlerística, usarlo de frisbee o venderlo a $3. Eso sin contar con que hay que tener el reproductor, la TV de 34300 pulgadas y los súper lentes 3D para verlo. No hay garantía de calidad hoy en día. Cuando “John Carter” salga a la venta en video, el DVD saldrá igual de caro que el de “Los Muppets”. Ni siquiera ponen más barato aquello que realmente apesta. Está bien, estoy siendo muy pesimista… consideremos otras opciones, como Netflix!

(más…)


7 Cosas que debes tener en cuenta sobre los Diseñadores Gráficos.

De vez en cuando escribo en alguna entrada que mi salario anual es de $10. Sé que muchos pensarán que es una broma, pero no. Tengo un salario, aunque sea fluctuante y no legal. Estoy segura que lo mencioné previamente, pero por las dudas les cuento, trabajo de diseñadora gráfica para la imprenta (o gráfica) que tenemos con los miembros de mi familia. Hace un par de semanas, una buena amiga mía (una amiga, gente, pueden creer que yo tenga vida social?) me contó que piensa seguir diseño gráfico en la universidad y, aunque yo la felicité sonando completamente profesional en la conversación del chat, me encontraba literalmente riendo en voz alta mientras tipeaba porque ella no sabe lo que le espera. No sólo no tiene ni la menor idea de qué programas usar, sino que cree que es únicamente hacer dibujos con la PC y que no hay otra responsabilidad fuera de ello. Es así como, luego de recordar un par de casos de la vida real (léase: cosas que me pasaron), decidí realizar este pequeño manual para todos aquellos que piensen hacer lo mismo que mi amiga. Son sólo un par de factores claves, una serie de reglas que deben repetirse cada vez que les encarguen un proyecto, pero sirven muy bien de advertencia. Y, les aviso, tendrán un salario anual de $10, en especial si sus computadoras andan tan bien como la mía. Espero que esto les sea de ayuda, o de escarmiento por si ustedes están del lado de la clientela.

  • Nuestro tiempo es tan valioso como el tuyo: Comenzaré aclarando este mito que, al parecer, el 75% de mis “clientes” tiene muy por sentado: “Yo soy el que está haciendo dinero aquí, mientras que el diseñador gráfico se pasa horas delante de la PC haciendo absolutamente nada. Está a mi completa merced y puede pasarse 20 horas con MI proyecto”. Pos la verdad que, al contrario de lo que reflejan mis artículos aquí, no paso mis días bajando toneladas de fotografías de Howlin’ Pelle” Almqvist (aunque sí lo hago, pero dejo minimizada la ventana mientras se descargan). Por ese mismo motivo, me choca muy seguido que alguien crea que puedo pasar medio día cambiando toda la condenada combinación de colores de un banner de 3×1 metros porque total yo estoy aquí a centímetros de la PC haciendo lo que ellos suponen que es un juego de Pac-Man eterno. Adivinen qué? Mientras el cliente pensó cuántos cambios irrisorios quería hacerle a la muestra entregada bajo sus condiciones, mientras prendió la computadora o fue a buscar el número de teléfono y, finalmente, pudo comunicarse para expresar su caótico CI, yo estuve haciendo diseño tras diseño para otra gente que probablemente también se contacte luego para hacerle ridículas modificaciones a esos otros trabajos. Porque TODOS son los únicos clientes que tengo. Por un proyecto de mínima ganancia tengo que despriorizar tres de mayor $$$! Pero claro, tú quieres ver cómo luce tu tarjeta de “Maquillista Única en el Rubro” en toda la gama de colores del arcoiris.

  • Hay un motivo por el cual TÚ no lo estás haciendo, verdad?: El modus operandi más común de aquellos que te hacen perder tiempo consiste en que ellos creen que saben cómo funciona el mundo de la gráfica, en especial los programas de diseño. Por supuesto que quieres colocar todo dato posible sobre la gigantografía en fuente tamaño 450, si no tienes idea de que existe algo llamado márgenes de impresión! Es obvio también que, cuando les avisas de su error, no te dirán que ellos podrían hacerlo porque se imaginan que les volará una copia de CorelDRAW por la cabeza en cuanto terminen la oración, así que lo que hacen es fingir entender el asunto para luego realizar toda una lista de cambios que igual ignoran la advertencia dada previamente. O, la más común, tener ideas Napoleónicas acerca del color del proyecto. Mira, si yo en la muestra coloqué letras negras sobre fondo naranja, no es para que luego tú me digas que te parece más bonito que el texto vaya en amarillo patito. No lo hago para molestarte, es para que los datos inútiles que quieres destacar, de hecho, se vean. Siempre está el genio que pone fuentes de fantasía bizarras en el modelo preliminar y te pide luego que hagas todo el trabajo en esa fuente, aún cuando la tipografía pareciese que tuviera acné y no aparece en ningún sitio web para descargar. Pero es un trabajo rápido, si a mí el modelo preliminar en Word me llevó cinco minutos!” Ah pues, en ese caso haré captura de pantalla del modelo, con las líneas simpáticas de la ortografía y el clip ayudadizo ése del programa, lo pegaré en Corel y procederé a imprimirlo en papel higiénico… yo creí que querías algo en serio y de calidad, lamento la confusión!

  • Google Imágenes es el amigo de todos: Tener opciones es siempre importante al momento de realizar una decisión (siempre y cuando ésta no sea “Qué color de fondo queda más lindo para mi tarjeta de Masajes Termodermofacialiníticos?”), más cuando tiras una vaga idea y permites que el que sabe haga un par de muestras acorde a tu proyecto. Pero claro que, si eres un cliente clásico mío, lo más probable es que tengas ya una foto en particular que quieres para el fondo de tu afiche A4, incluso cuando ésta mide sólo 100×100 píxeles, y tiene que ser ESA FOTO. Porque un clipart de una bailarina es muy difícil de encontrar sin repeticiones. Después, cuando agrando la thumbnail ésa, resulta que está “muy pixelada” y que lo mejor sería que yo “la arreglara”. Esta última sugerencia es muy usual, saben? Incluso cuando es el caso contrario al Súper Píxel. Uno de mis últimos clientes sacó fotos horrendas a sus hotdogs (una de ellas es la imagen correspondiente a este ítem), y la mayoría de éstas no cumplían con las descripciones en la gigantografía, pero sin embargo tenían que estar allí. Término obligatorio? Sólo hay que utilizar ésas, porque siempre en las noticias se ven tienditas barriales de hotdogs enfrentándose a demandas de copyright.  A duras penas, transformo las kodakienses imágenes en cosas bastante decentes, aunque no pude evitar el surgimiento de los clásicos errores de las cámaras digitales. La respuesta del cliente? “Haz que la foto se venda! Que tiente al comprador!”. Ah, si pudiera hacer magia, Gary Oldman ganaría un Academy Award cada año y moi estaría saliendo tanto con Ryan Gosling como con Hugh Jackman. Y no tendría que diseñar para subsistir, obviously.

(más…)