‘En las Malas y en las Buenas’ está de regreso!

Por más que no lo quieran creer, damas y caballeros, este blog ha cobrado vida nuevamente! Así es, no le ha ocurrido nada extremadamente preocupante a mi persona, como una sesión de besos esquimales con un unicornio, parecerse mágicamente a Robert Pattinson en medio de la premiere de “Saga Crepúsculo: Amanecer” o ir por la calle con una remera que, casualmente, diga “yo soy la que escribe ‘En las Malas y en las Buenas'”. Casi tres meses, lectores. Cómo podría yo explicar una ausencia tan abismal e increíble, sin contar con que no había dejado siquiera un pequeño estado o nota de despedida, cuando siempre los períodos de ausencia constaban de sólo un par de semanas? Lo bueno de todo esto, sin embargo, es que he vuelto y no he permitido que ningún medio u otro escritor tomara las riendas de este antipático blog (aunque, pensándolo bien, a manos de otros estaría bien escrito). Si bien aún no he podido controlar esto del código HTML en la notas de Facebook, esta ausencia definitivamente sirvió como un merecido descanso y una especial alerta para que deje de abusar de la Internete y me ponga a hacer algo decente. Y, como sino no sería una típica entrada de ‘En las Malas y en las Buenas’ aquí les dejo los cinco motivos por los cuales desaparecí por unos buenos tres meses. Espero que obvien la mala escritura, he perdido práctica…

Motivo Nº1:

Bloqueo, bloqueo y más bloqueo: Admitámoslo, después del Experimento de “Glee” se notó una increíble cantidad de materia gris ausente, probablemente por haberme sometido a tal horror por una semana; tanto que, si bien la entrada siguiente tuvo razón en tantas cosas, parecía escrita por lo que queda del cerebro de Lindsay Lohan, sin contar siquiera con que semejante avalancha de idioteces me llevó más de dos horas para escribir. Sí, tenía una increíble cantidad de ideas patrullando diferentes sectores de mi persona pero, por algún motivo que ni San Tom Cruise puede descifrar, no encontraba manera de activarlas apropiadamente en más de 500 palabras. Muchas de éstas, afortunadamente, serán puestas a prueba en las siguientes semanas, con un par de nuevos experimentos (no confundir con los Experimentos, cuya frecuencia intentaré disminuir para favorecer mi salud mental) que harán de este blog una vergüenza semejante al 75% de la totalidad de los blogs que rodean el Internet. Y Tumblr en general.

Motivo Nº2:

Todavía asisto al Agujero del Infierno: No, gente, no me estoy refiriendo a uno de esos bares sombríos que abren alrededor de las 4 de la mañana, con mucho neón y de los que probablemente mi vecino tenga membresía vitalicia. “Agujero del Infierno”, casualmente, es el nombre que le doy a mi escuela, aunque probablemente el mismísimo hogar de Satán siente asco por este establecimiento. Cuando finalmente superé el bloqueo, mi adorable profesora de Diseño (amante de obras maestras del cine como “Mamma Mía!”, “Across the Universe” y Chicago”, y cuyo gusto definitivamente no sigue un patrón) nos da la tarea de realizar una revista basándonos en otras. Puro plagio, dirán. Pero, ante la duda, lo más importante del trabajo era hacer que nuestras revistas no fueran tan obvias al momento de notar el robo, forzándonos a cambiar el formato, las imágenes y las cosas que nos parecían relevantes, incluso las publicidades. Aunque no lo puedan creer, eso me llevó fácilmente dos meses, en especial porque no iba a permitir el tener que transcribir algo que no me agradara, haciendo una selección que en su mayoría eran escaneos de artículos de revistas en inglés cuyo tópico estaba relacionado de algún modo a David Tennant. Cómo me fue, luego de tanto esfuerzo? Pues, tuve la nota más alta, al igual que la mayoría de mis compañeros de clase, aunque éstos hicieron trabajos miserables de veinte minutos en Microsoft Word, cuando yo me pasé tres horas haciendo vectores en CorelDRAW. Pero, atención, la profesora me dio para hacer pósters para el musical que está planeando, porque soy “la gráfica del aula”. Subí la revista en imágenes para que alguien al menos pueda disfrutar de mi arduo trabajo, pueden verla en slideshow aquí.

Motivo Nº3:

Y para colmo…: Lo admito ahora para no tener que hacerlo después, entre hojas de la condenada revista esa desarrollé una adicción brutal al Peggle. Sí, a ese jueguito endemoniado en el cual tienes a un unicornio (“caballito”, según ese miembro de mi familia que todavía pone ‘facebook’ en Google) que te obliga a disparar una pelotita para golpear discos de colores, y que encima el equino se deprime y pone cara triste cuando te quieres ir. Esta severa necesidad de ventilar las ganas de ahorcar al compañero que presentaba un encabezado de artículo en WordArt me cegó, tanto que me enfadaba con la pobre PC cuando ésta se apagaba durante un juego de Peggle, esperando unos segundos para volver a prenderla ignorando el hecho de que quemaba más que el mismísimo sol. Fue así como un día, luego de haber finalizado la maldita revista, la computadora no prendió más. Con ese ser despreciable al que llamo mi hermano la llevamos a reparar, y nos dijeron que en una semana recién nos dirían qué le ocurría a la pobre. Qué rayos iba a hacer yo sin mi computadora por unos condenados siete días? Mi familia inmediatamente conectó una vieja que tenemos e intentó apaciguarme mediante la tarea de colocarle internet a esa PC. Una PC de hace más de 10 años, con Windows NT, 256 MB de memoria y que aún tiene cargado Netscape. Esa semana fue leve, leí los libros de “La Guía del Viajero Intergaláctico” que me faltaban y, al final de ésta, los de la reparación confirmaron mis sospechas: se había quemado la motherboard (o ‘placa madre’, para aquellos que disfrutan de llamar ‘el ratón Miguelito’ a Mickey Mouse) e iba a tomar una semana y un poco más para reparar… Sí, esa semana y un poco más fue terrible, ni se imaginan. NI. SE. IMAGINAN.

Motivo Nº4:

“MY PRECIOUS!!!”: Aunque la mayoría de los artículos escritos aquí prueben lo contrario, he aprendido a vivir sin la Internete. Si bien ésta me brinda joyas como esta y noticias de “Los Vengadores”, lo más preciado para mí y lo que más disfruto de todo es aquello que se encuentra guardado en la memoria de mi PC. Creo que evito el camino de la mayoría de los adolescentes de mi entorno (y Scarlett Johansson) al no tener cosas XXX guardadas en algo tan hackeable y rompible como una computadora, probablemente porque no necesito de tales pero que, sin embargo, guardo una cantidad innecesaria de gifs de Doctor Who. Esos gifs, más la obsesión con Manic Street Preachers, más cosas inútiles que he hecho en Photo-Paint es lo que compone mi computadora y sin éstas mi tiempo es poco valioso. Al recuperar mi hermosa PC un Lunes a la mañana, corrí a revisar todas aquellas páginas que no había podido visitar en la netbook que mi madre me prestaba por miedo a que la atacara con una motosierra y, gracias a éstas, sumé más contenido valioso. Al haber cambiado la motherboard, el puerto de los parlantes finalmente funcionó sin necesidad de amenazarlo con un machete, pero dejó de funcionar el mouse que tenía y tuve que instalarle el de mi hermano y, desafortunadamente, mi teclado todavía tiene problemas registrando la tecla de la ‘o’. Una cosa que definitivamente aprendí de la experiencia fue que el wallpaper tiene que ser más recatado, porque estoy segura que la gente de la reparación no tiene interés de ver una foto de Tyson Ritter que capturé de YouTube porque me fascinó la cara que había puesto en el video de “Gives You Hell”, y es así como pasó de esto a esto luego de su llegada, aunque estoy segura de que nadie aparte de mí tiene interés en ver la sonrisa de Nicky Wire.

Motivo Nº5:

Y esa felicidad…: Una de las cosas que heredé de mi madre es la capacidad asombrosa de ver películas que nos encontramos por casualidad, sin importar el que nos agraden o no (ya dedicaré una entrada a un film en especial que me sacó de mis casillas), y es así como en esas dos semanas ausentes de computadora ella intentó evitar el aparentemente futuro asesinato de todo el edificio mediante la reproducción de películas que encontraba en múltiples sitios de cine clásico. Es así como, aparte de varias que había visto antes del apagón de la PC, pude ver “Club Paraíso” y “El Tulipán Negro” (Vaya que Alain Delon era bien apuesto de joven!), entre varios episodios de series viejas como “El Agente de CIPOL”“Kojak” y “Columbo”. Ese acostumbramiento me llevó luego a querer seguir viendo películas una vez recuperada mi máquina y, gracias a este sitio completamente legal (No es sarcasmo, aunque suene como tal), vi esa en la que The Rock se transforma temporalmente en el Hada de los Dientes, “The Black Parade is Dead!”, “The Crazies”, y otras que ahora no recuerdo porque mi mente está ocupada en dictar trescientas mil palabras por segundo para que yo escriba aquí, probablemente por la emoción de volver a escribir en este blog. La última que vi, y que me gustó tanto que estoy así de cerca de tenerla en DVD, está bastante caracterizada en el South Park que realicé para este motivo, pueden darse cuenta de cuál es?

Y es así como llegamos al día de hoy, en el que arranco nuevamente ‘En las Malas y en las Buenas’. Eso sí, prometo que si tardo más de una semana en actualizar, escribiré al menos un estado burlándome del motivo por el cual no estoy pudiendo escribir una entrada. Ahora es su turno, fieles lectores, qué cosas ocurrieron en sus vidas en estos últimos tres meses? Qué creían que me había ocurrido, que no escribía nuevas entradas? Alguien que realmente está contento es Malas, porque finalmente lo pasé a buscar por el callejón en donde lo había dejado mediante el pretexto de que iba a comprarle un pony nuevo. Ahora que recuerdo, jamás paré para dejar que subiera…

He regresado!!! Supongo que deben temerme…

::Luz::

PD: Muchas gracias nuevamente a SP-Studio, cuyos aportes siempre me salvan de tener que dibujar los South Parks yo misma. Y mil perdones a Tumblr por la broma en el motivo Nº1, él sabe que yo todos los viernes lo visito para mi dosis semanal de gifs relacionados con “Arrested Development”

E-mail: enlasmalasyenlasbuenas@hotmail.com

CO-MEN-TA-RIOS!!! CO-MEN-TA-RIOS!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s