Experimento Nº5: Glee.

Pueden creer que pasé casi medio año sin realizar un Experimento? Probablemente el trauma que me dejó el querer ser fan de “Crepúsculo” tuvo algo que ver, en especial con tantas chucherías disponibles que ansían torturarme por una semana simplementefor the lulz. De todos aquellos tópicos seleccionables, éste se me vino a la mente gracias a un comentario en la entrada (Recuerdan cuando solía escribir en este blog?) de mis 5 bandas favoritas horribles, en la que la adorable lectora María Paula comentó su placer culposo: tener todos (Todos? Seriously?) los covers de “Glee”. Esa simple palabra, además de la exposición irritante al show a la que me encuentro sometida cada día, hizo saltar mi pequeña lámpara de ideas, mientras que todo el resto del cuerpo intentaba desprenderse y huir hasta Corea del Norte. Como en todos los condenados experimentos previos, aviso, recuento mi semana intentando hacerme fan de algo que definitivamente no me agrada, con los resultados que esto produzca. Disfruten del mal Photoshop.

Día 1: Ok, qué rayos sé de “Geek”, “Glup”, “Glarfield”, “Glee”? Pues, recuerdo que, cuando salió, parecía bastante interesante e incluso me llamó la atención la idea del show que vendían los comerciales, o sea, un grupo de adolescentes que tenían un grupo de teatro. Al menos así parecía estar encaminado. Gracias a algo llamado torrents, pude ver el show a las horas de estrenado en los Estados Unidos vía Internet, así que pueden imaginarse mi terrible decepción al encontrar un intento barato de“High School Musical”, con menos influencia de Disney y más gente irritante (cómo se puede lograr ESO?). Estaban las porristas, los profesores ridículos y bonachones, la protagonista típicamente perfecta y, como no podía faltar, el clásico muchacho estadounidense modelo que, de la nada, tiene el impulso perfecto para romper en cantos en el momento más impráctico. Si una persona normal hiciese eso, en lugar de tener a todos los transeúntes cantando con ella, inmediatamente se llamaría a la Policía y éstos amablemente se llevarían a la persona al Centro Napoleónico más cercano. También sé que hicieron un personaje que difiere de los de “High School Musical”, la entrenadora cuyo comportamiento es tan caricaturesco que da vergüenza, pero eso no le impidió a los creadores el explotarla lo más posible. Luego de plantearme todo esto durante unas sanas 6 horas, procedo a seguir los consejos de“TeAmoooh12” en Yahoo!Respuestas: buscar todos los covers en YouTube.

Día 2: Creo que estaba mejor negando todo lo cercano a esta serie. 3459 videos después, resulta que los adolescentes irrisorios éstos masacraron no sólo uno, sino decenas de mis tracks favoritos. Todo, por supuesto, con una coreografía acorde a las visiones producidas luego de repetidos cabezazos a un poste. La protagonista (no quieran convencerme de que todos reciben la misma atención) tiene una voz tan… vieron cuando en “Jurassic Park 2” el bebé velocirraptor se pone a gritar y a llorar por su mamá? Bueno, así. No que los demás sean mejores, pero al menos no provocan el querer salir a dispararle a águilas calvas, eso seguro. Cómo es que nadie pudo avisarme de que la horda de desafinados ésos iban a hacer tracks de “Grease”, para que yo fuera hasta el set con una demoledora y pusiera fin a toda esa hoguera de maldad hacia el mundo? Por más que no tenga una muy buena impresión de “SING”, nadie (y menos ellos) tenían derecho a arruinarla más de lo que ya estaba, y menos en nombre del pobre pueblo de Japón, que los pobres ya tuvieron suficientes desgracias. Como si fuera poco, los creadores decidieron incluir a Gwyneth Paltrow en el cast, porque aparentemente Adrien Brody no estaba disponible para representar cuán bajo puede caer un ganador del Academy Award, e hicieron que cantara las canciones que yo encontraba más sagradas: “Singin’ In the Rain” y “F*ck You”, remixada especialmente como “Forget You” porque, después de todo, es tortura PG-13. Procedo a pasar el día escribiendo “Umbrella-ella-e-e” por todo mi cuerpo.

Día 3: Paso toda la mañana discutiendo amigablemente con el vecino de al lado acerca de que si es más conveniente realizar un Experimento acerca de los sonidos que éste hace (y que, tristemente, se escuchan claramente en mi casa) cuando realiza actividades XXX, porque creo que nunca podré hacerme fan de este endemoniado show. Claramente disponen del tiempo y capital necesario para realizar horribles covers de canciones medianamente decentes y cada día se acercan más a artistas que aprecio. Qué es lo próximo, “Autumnsong” (Mejor “Your Love Alone Is Not Enough”, para un dueto entre el mini-Efron y la Mary Sue)? “Thought I Knew”“Der Kommisar”?! Mi vecino y su novia rápidamente me alientan para que siga con este Experimento, para luego echarme rápidamente del departamento. Intento pedirle ayuda a mi gato, pero éste está muy concentrado en impresionar a la (aparentemente) nueva felina que habita en mi hogar como para siquiera reconocerme. Eso, o está muy ocupado con su nuevo rifle. A eso de las tres de la tarde decido finalmente empacar todo el valor que poseo e ir a la disquería a recoger todo lo necesario para hacerme fan, como los 300 CDs, películas en las que estén los actores y toda clase de merchandise en grandes cantidades para causarle envidia a una fanática de Stephenie Meyer. El hombre de la disquería, al parecer, renunció poco después de que yo anunciara que iba a realizar este experimento, por qué será? Luego de gastar más de quinientos mil dólares, procedo a invertirme emocionalmente en todo lo comprado.

Día 4: De toda la chatarra adquirida, 350 cosas son de “Glee”, mientras que unas 1236 son de uno de esos artistas que se publicitan al costado en el Facebook mediante argumentos tan originales como “Te gusta (banda)? Entonces te gustará (versión completamente diferente, barata e irrisoria que sólo tiene de igual el hecho de que ambos vocalistas usan una fedora)!”. Buscando así, también, encontré que había comprado mucha merchandise de Rebecca Black por la clara confusión entre la apariencia de ésta y la de la ‘joven’ que hace de Rachel en el programa. Para serles sinceros, prefiero a la primera, con auto-tune y todo. Volviendo a las 350 cosas, noto que hice uno de mis peores sueños realidad, ya que me compré el DVD de “Soy el Número Cuatro”, pero con la obvia excusa de necesitar información para este Experimento, ya que era muy vergonzoso ir y decir: “Es para aumentar mi colección de películas de Timothy Olyphant que se encuentran dentro del mini-templo que construí para adorarlo cada media hora”. Luego de ver un par de episodios, tengo que decir que mi personaje favorito de la serie es Kurt, ya que éste es el que se encargó de destruir la bellísima “Mr. Cellophane” y, ya que no todos tenemos el privilegio de que nos paguen por hacerlo, se merece mi más sincera admiración. Creo que finalmente tengo un punto de partida para fanatizarme.

Día 5: Me despierto bien temprano para registrarme en el sitio oficial de fanáticos de “Glee”, pero bajo qué usuario me registro? Tomando como referencia a mi nuevo personaje favorito, reviso la base de datos para ver qué nombre está ya utilizado. “Hummel” obviamente está tomado, al igual que “Kurt”“Hummelfan”, “MizzKurtttt”, “K89H883”, “ZinVidha31”, “PdobearFan1961”, “KurtyFinnParaSiempre” y, por supuesto,“Cozzhagorda8”, porque esa niña está en todos lados. Me conformo finalmente con“HummeLuz” y rápidamente recibo un mail de confirmación que sirve también como ticket para el sorteo de un par de entradas para la avant premiere de “Glee 3D!”. Como, por suerte, no vivo dentro de una nube de flatulencias, no sabía de la existencia de esta película, así que inspeccioné el trailer y golpeé un par de veces al nuevo dueño de la disquería por no informarme acerca de esto. Unas horas más tarde se anuncian los candidatos sorteados que, aparentemente, se ganan las importantes entradas, entre los cuales estoy incluída. Pero nada es fácil, así que debo enfrentarme con otros fans a un duelo y el que gane puede atender el evento con su personaje favorito. A las horas de salir sorteada, me encuentro con que hay grupos en Facebook que dicen“Todos contra HummeLuz!”“400.000 personas contra HummeLuz”, etc. Al parecer, los fans de este show son muy malvados.

Día 6: Qué les dije? Lo primero con lo que me encuentro al despertarme son dos ex-empleados de “News of the World” intentando hackear mi teléfono celular, obviamente contratados por mis competidores para arruinarme. Luego de escoltarlos amablemente hacia la puerta del edificio que da al departamento del hipogrifo vicioso que se comió la ‘o’ de mi teclado, corro hacia el anfiteatro en donde se realizará el concurso. Por supuesto que, como nadie me informa, poco sabía yo que la temida batalla iba a ser un concurso de talento juzgado por las mismísimas Jane Lynch, Jayma Mays, Gwyneth Paltrow y mini-Rebecca. “Todo fan sabría que en algún momento de sus vidas iba a exponer sus virtudes a un grupo de actores que son tan relevantes como una hoja de papel higiénico”, me dice Paltrow. Sin pensarlo dos veces, canalizo al Kurt Hummel en mí y expongo mi mayor logro, aquello que más me enorgullece, esa virtud que algún día me haría la celebridad más importante del planeta: air guitar. Rápidamente coloco mis manos a la distancia correcta y comienzo a air-tocar la canción que mejor tengo desarrollada, “Smoke on the Water”, sin poder evitar de vez en cuando tararear el ‘chan-chan-chaan-chanchanchanchannnn, chan-chaan-chaan-chan-chaaaaannn’. El silencio luego de mi excelente interpretación es abrumador. Unos minutos más tarde, un semi-elfo sentado en el fondo me lanza un ladrillo que, por supuesto, me golpea en la cabeza y me deja inconsciente.

Día 7: No tardé mucho en inconscientizarme, ya que pude presenciar cómo entraba mi gato al anfiteatro, cargado con su nuevo rifle, y comenzaba a apuntarle a todos para agruparlos en una esquina, la cual estaba repleta de trampas para oso colocadas allí por la nueva gata mientras yo realizaba mi excelente air guitar. Él, sin embargo, separó a Paltrow y, con tono feroz dijo “Esto es por tener que ver tu ridícula cara en cada condenada lista de Peores Nombres de Hijos de Celebridades!”, para luego disparar. Lo más sorprendente fue que ninguna bala salió de ese arma, sino un rayo que pareció teletransportar a la ‘actriz’ a algún otro lugar. “Siempre tengo que andar salvándote la vida, Luz?”, me preguntó mi gato, casi orgulloso. “Puede ser”, le dije, “pero qué pasó con Gwyneth?” “La llevé al escondrijo de Jack el Destripador, él sabrá qué hacer”, dijo, con una sonrisa aterradora. Bueno, al menos no tendré que volver a escuchar su “Forget You”, digo, “F*ck You”. Mejor voy a golpearme contra un poste hasta quedarme inconsciente. Con permiso.

Sí, estuve desaparecida durante un tiempo, no estaba de vacaciones (Gracias Joanna por preguntar), ni tampoco estaba escondida bajo una roca por haber escuchado a la mini-Rebecca cantando “Don’t Cry for Me, Argentina”, pero lo importante es que he regresado y, si nada malo ocurre, verán un par de entradas extra para compensar por las que faltaron. Gracias por estar sintonizados y pendientes, y por no enfadarse con el terrible Photoshop que presenté en las imágenes de hoy.

Es “F*ck You”, no “Forget You”. Odien a la Paltrow.

::Luz::

 

E-mail: enlasmalasyenlasbuenas@hotmail.com

CO-MEN-TA-RIOS!!! CO-MEN-TA-RIOS!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s