Cómo Sobrevivir al Fin del Mundo en 5 Simples Lecciones.

Si bien hoy en día todo el mundo está informado gracias a las redes sociales y a las vecinas chismosas que cuentan todo lo que ven en las noticias un poco tergiversado, es mi deber informarles de la existencia de una nueva ridícula profecía, estipulada por un hombre que ha estado estafando con diferentes fechas cada cinco años, que dice que el Sábado 21 se provocará el Arrebatamiento (o Rapto) cristiano. En este simpático evento, al parecer, 3% de la población mundial será llamada al Cielo, con el fin del mundo arribando cinco meses más tarde, el 21 de Octubre. Como este blog es tan servicial, he decidido informarlos a ustedes, lectores, acerca de cómo deben salvar sus vidas y las de aquellos que los rodean, de forma completamente útil y gratuita (no como esta persona), mezclando el uso de cualquier objeto cotidiano y habilidades obtenidas gracias al mundo moderno para garantizar una supervivencia óptima. 

 Lección Nº1:

Aprovecha las redes sociales: Sí, por primera vez, aquello por lo que tanto han criticado a la juventud puede ser de gran importancia al momento del Apocalipsis. El uso indiscriminado de la herramienta de ‘actualizar estado’ es de gran utilidad para contactarse con familia y amigos, en especial aquellos cuya primera acción al dudar de algo es entrar en pánico y comenzar a asesinar gente esporádicamente. Facebook, Twitter y todas aquellas otras que a nadie le importan pueden cumplir la función de informantes, líderes e incluso agendas al momento de hacer el recuento de cuántos de tus amigos aún se encuentran habitando el planeta. Una simple Encuesta que diga“Estás Vivo?” con “SÍ” o “NO” de respuestas es de vital importancia en aquellos casos en los que deseas que aquella fracasada que solía ser tu bully en preparatoria, que ahora es un contacto de Facebook adicto al Farmville, responda de forma negativa (en el caso de haberse convertido en zombie) o nada en absoluto (qué suerte, no tendrás que empacar la escopeta mata-muertos). Para aquellos cuya vida es más breve y no dejan ni por un segundo sus smartphones, un simple Tweet que diga “todo ok mamá, estoy en #CalleElOrnitorrinco34” será más que suficiente para asegurarte una eternidad repleta de recuentos de las viejas telenovelas del mediodía y quejas acerca de ese horrible jefe que probablemente esté siendo devorado por un hipogrifo en este mismo momento.

Lección Nº2:

Sé Valiente como puedas!: Está bien, digamos que no hay Internet porque, obviamente, en algún momento todo lo bueno tiene que terminarse… qué se hace entonces? Pues no me pueden negar que, en el transcurso de sus vidas, han aprendido un montón de estupideces innecesarias gracias a una gran cantidad de hobbies ridículos. Estas nuevas habilidades serán perfectamente útiles al momento en que la Tierra decida dejar de soportarnos. Si eres un gamer experto, uno de esos que se pasa horas echado en un sofá jugando “Portal”, obviamente que sabrás no confiar en las máquinas ni en los pasteles, y tendrás la inteligencia suficiente como para saltar de un lugar random a otro sin siquiera notarlo. Si eres un adicto a Internet, pues, descarga tu ira y sobrevive imitando lo que haría Chuck Norris, o pasa tus días creando memes a mano y diciéndole“Challenge accepted” a cualquiera que te diga que no pasarás de dos días si sigues sentado dibujando caras extrañas en el suelo. Si vives inundado en manga y animé, supongo que tendrás un conocimiento experto en la utilización de katanas y elementos mágicos, podrás transformarte fácilmente en cualquier animal extraño, sin olvidarte de colocar una extraña sonrisa y ojos gigantescos mientras lo haces. Si eres fan de la TV, repite todo lo que has visto hacer a MacGyver o a Spock (Kirk no es recomendable, a menos que sólo deseen sacarse la camisa y conquistar chicas). Para todos los casos es indispensable llevar muda de ropa, un látigo, una antorcha y una Segway.

 Lección Nº3:

Conquista el Mundo: Ahora que tienes completa dominación de tu increíble potencial, es hora de que lo utilices no para salvar al planeta, sino para convertirte en el líder supremo de tal. Olvídate de las ancianitas que precisan cruzar la calle, de los fans de Nickelback que precisan buena música en sus oídos, de los jefes siendo devorados por hipogrifos y de aquellos familiares que tipean YouTube en Google para acceder al sitio… ahora es el momento de olvidar que tienes una moral, ganas de ir al baño y así proceder a aplastar a seres inocentes para garantizar tu soberanía. Así como ese vecino que le grita repetidamente a su hijo pequeño porque no se sacó la máxima calificación en el examen de matemáticas, tienes que tener el valor suficiente de mostrarte como un canalla al resto del mundo, explotando ridículamente por las situaciones más banales, demostrando tener un coeficiente intelectual menor al de la persona a la que estás abusando verbalmente. Siguiendo este ejemplo, lo más importante es realizar falsas promesas con tal de conseguir muchos seguidores, adquiriendo popularidad por claras mentiras que, a causa del pánico masivo, sólo unos pocos podrán descubrir (quizás un nuevo Apocalipsis?). Lo más importante y valioso es construir un cuartel enorme, si es posible en la Luna, con un perro de tamaño exorbitante para cuidar la entrada, un gato pelado pequeño para sostener en tus brazos y muchas cabezas impaladas rodeando la propiedad. También importante? Un club nocturno para albergar a aquellas celebridades sobrevivientes y adolescentes idiotas que se hayan amigado por conveniencia.

Lección Nº4:

Haz una Fiesta!: Si has seguido mis consejos al pie de la letra, probablemente quieras festejar el tener total control de la Tierra (o al menos un sector de tal), o quizás el hecho de que sobreviviste una masiva catástrofe que en su momento te pareció increíblemente estúpida. Cualesquiera fuera el caso, agarra a tus secuaces, patea a la tonelada de cadáveres que pavimentan y bloquean tu entrada, y procede a divertirte como si fuera el fin de tu vida. Y probablemente lo sea, porque eventualmente el planeta Melancholia colisionará contra la Tierra, pero tú estarás muy ocupado hablando con las bellísimas modelos, himbos argentinos, intentos de Mugatu y actores exclusivos de las producciones Seltzer-Friedberg como para darte cuenta. Si la Internet sigue sin funcionar, lo mejor será recurrir a aquellas fuentes que se utilizaban en la antigüedad para escuchar música: los CDs, en especial aquellos con canciones alegres y para nada irritantes como “La Macarena”, “Around the World”, “Aserejé”,cualquiera de Aterciopelados, “Don”, “Friday” y, por supuesto, la del Numa Numa. Como probablemente la mayoría de los sobrevivientes invitados a tu fiesta serán más tontos que un iceberg, sugiero decir únicamente frases compuestas por monosílabos y, en caso de tener que explicar algo muy importante, hacerlo como si estuvieras dirigiéndote a un niño pequeño que hace cinco segundos se golpeó la cabeza contra un poste. 

Lección Nº5:

Acepta la horrible Normalidad: Desafortunadamente, tu reinado de tiranía y fiestas desaforadas no durará mucho, lamento decirlo. Todos aquellos seres que controlan casi todo hoy por hoy volverán de donde se hayan escondido al momento del Apocalipsis para seguir con sus canalladas, despojándote rápidamente del liderazgo y encargándose de una vez por todas del severo problema de ratas que inundaba las calles gracias a que tú no habías llamado a las nubes para que llovieran y barrieran los restos de ángeles, seres humanos y chanchifantes que se encontraban regados por allí. Tendrás que afrontar la vieja rutina de estar sentado 12 horas al día frente a la PC sin hacer nada, o de ir a la escuela en la que la única profesora que perdura es aquella que te dice ‘puntuda como un puercoespín’ ya que la miras raro porque es una completa idiota, o de volver a trabajar 8 horas diarias (3 de las cuales te la pasas en Taringa! o mirando “Hetalia”). Todas esas habilidades aprendidas volverán a ser tan obsoletas como un iPad, serás tan popular como un Cientólogo en… cualquier lugar que no pertenezca a la Cientología, te verás rápidamente rodeado de posts en Facebook que digan “Por todos aquellos aplastados por un meteorito. Si conoces a alguien que conoce a alguien que pereció en el Apocalipsis, copia esto y pégalo en tu estado. Estoy seguro que no lo harás” y obligatoriamente tendrás que ayudar a una ancianita a cruzar la calle. Fue bueno mientras duró, verdad?

Atención, queridos lectores, aunque la profecía se cumpla, ‘En las Malas y en las Buenas’ seguirá escribiendo dos veces por semana (o una vez por semana si estoy muy ocupada, ya sea haciendo inútiles objetos para la Escuela o entrenando hipogrifos), brindándoles novedades acerca de las diferentes catástrofes que vayan ocurriendo en el mundo hasta Octubre. Después de esa fecha procederé a inventar un post verbalmente a cualquier sobreviviente moribundo que encuentre por las desoladas calles. Esperen mi llegada.

 El Fin del Mundo es Terrible. Témanle a un Lunes Normal.

::Luz::

 

E-mail: enlasmalasyenlasbuenas@hotmail.com


Una respuesta

  1. Otra profecia fallida, ya pasó un año y nada ¬¬
    Falta la profecia Maya, si se acaba el mundo este 2012 que sea antes que Justin Bieber saque nuevo disco😄

    14/03/2012 en 20:49

CO-MEN-TA-RIOS!!! CO-MEN-TA-RIOS!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s