5 Películas con una gran historia de Mala Suerte.

Hay muchas cosas de las que nadie está a salvo: tener una vecina molesta, ir al dentista, tener que tolerar un borracho irritante en el autobús que no deja de hablar a todo volumen, leer un blog que carece de sentido y ser parte de un film cuyo rodaje y post-lanzamiento estuvieron un poquito complicados. La verdad es que todos tenemos mala suerte en nuestras vidas, pero hay gente cuyo infortunio no dura sólo un día, sino justamente los meses en los que se encuentran más ajetreados. Sí, obviamente, el mundo a veces es simplemente adorable. Sin más preámbulos, aquí les muestro cinco claros ejemplos de películas cuyos accidentes, maldiciones y muertes comprenden una gran parte de la historia cinematográfica. Teman esta entrada.

Película Nº1:

Rebelde Sin Causa: La película que marca el epítome de la carrera de James Dean es, también, una de las precursoras de “Destino Final”, para ser francos. Filmada en 1955, trata acerca de un joven con un comportamiento bastante rebelde, que (para nada cliché) se muda a un pueblito y se enamora de la adorable chica local, no sin antes dejar sus viejos hábitos y amigarse con el niño antisocial que todos odian. Si bien no sufrió ningún accidente al momento de filmación, todas sus estrellas murieron jóvenes. Dean falleció poco después de la filmación a causa de un accidente automovilístico, Natalie Wood se ahogó luego de caer misteriosamente de un yate (es posible que la hayan empujado), Sal Mineo (que interpretaba al amigo nuevo) fue apuñalado por un ladrón afuera de su apartamento, e incluso un actor con un rol más pequeño falleció por una sobredosis que también es bastante misteriosa. El director perdió rápidamente popularidad luego del film, dirigiendo largometrajes casi independientes hasta su muerte en 1979.

Película Nº2:

Poltergeist: Probablemente la más conocida de las malas suertes cinematográficas, es la que tiene más influencia misteriosa a causa de las raras historias provenientes del set y las sorpresivas muertes de la mayoría de los actores principales luego de finalizar el rodaje. Al parecer, todo comenzó con el primer film que, aparentemente, usó verdaderos cadáveres como utilería para tener mejor efecto con respecto a todo el tema de una casa construida sobre un cementerio nativo, despertando así una maldición más o menos parecida a la del film. Dos de las actrices de la primera película fallecieron tanto por asesinato (estrangulada por su novio abusivo) como por enfermedad (toxinas bacteriales en el torrente sanguíneo), dos de los actores de la segunda parte fallecieron por cáncer del estómago e insuficiencia renal post-operatoria, mientras que Zelda Rubinstein falleció en 2010 por causas naturales a los 76 años.

Película Nº3:

El Exorcista: Bueno, la verdad que no creo que esto sea impactante, considerando el hecho de que es una película de terror acerca del Diablo y demás, pero vale la pena mencionarlo. La verdad es que no hay nadie que haya trabajado allí que no crea que la filmación estuvo maldita, tanto así que más de un sacerdote fue traído al set para bendecir el lugar. Tan importante, que no hay manera de escapar del condenado “E! True Hollywood Story” al respecto que pasan cada 20 horas en el canal. Con 224 días de rodaje (se supone que tenían que ser 85), el director decidió torturar literalmente a los actores, poniéndolos en extremas situaciones como ser lanzados sorpresivamente por los aires con sus arneses (Tanto Linda Blair como Ellen Burstyn sufrieron múltiples fracturas permanentes a causa de esto), abofeteando a un verdadero sacerdote, disparando sorpresivamente un arma durante la filmación de una escena y colocando la habitación de Regan dentro de un freezer para dar un ambiente congelado y expresiones cadavéricas de los poco abrigados protagonistas. Sin embargo, muchos de los sets se incendiaron espontáneamente, sobras aparecían por doquier y muchos actores murieron durante la filmación. Luego de tal, a su vez, Jack MacGowran murió de influenza y otro de los actores se suicidó luego de matar a su esposa e hijos en 1987.

Película Nº4:

Apocalipsis Ahora: Si la película en la que estás trabajando es rápidamente tildada de “infilmable”, creo que es momento de buscar nuevo empleo antes de que sea demasiado tarde. Basada en la novela “Corazón de Oscuridad”, de Joseph Conrad, dirigida por Francis Ford Coppola y estelarizada por grandes como Marlon Brando y Dennis Hopper, empezó a rodar en 1975. Todo comenzó cuando los sets de Filipinas (en donde se estaba filmando principalmente la película, por más que muchos le habían aconsejado al director que no lo hiciera) fueron destruidos por el Tifón Olga, sin contar con que muchos de los miembros del elenco quedaron atrapados en hoteles y en pequeñas casas en las que se alojaban. Luego, la parte del presupuesto que iba a los sueldos de los actores fue robada. Poco después, Brando apareció con sobrepeso, insistiendo en cambiar sus líneas y evitar contacto con los demás actores; esto ocurrió un tiempo antes de que Martin Sheen sufriera un infarto en mitad de la filmación y tuviera que arrastrarse un cuarto de milla para conseguir ayuda. Como si eso fuera poco, la American Humane Association casi destruye el film por haber matado realmente a un búfalo de agua. Obviamente, Coppola no dejó de pensar en que iba a ser un enorme fracaso y el fin de su carrera, así que contempló suicidarse más de una vez, pero eventualmente este film se convirtió en un clásico y fue nominado al Oscar por Mejor Película.

Película Nº5:

La Pasión de Cristo: Como si no fuera suficiente malicia el tener que estar dirigida por Mel Gibson, esta pobre película se vio también aparentemente castigada por el mismísimo Dios, que pareció expresar su disconformidad con el film mediante repetidos ataques hacia el actor protagonista, James Caviezel. Únicamente con él fue la cosa, así al mejor estilo dibujo animado de la nube lluviosa que sigue a un personaje durante todo el día, siendo los accidentes así de graciosos (aunque más peligrosos que una nube). Primero, tuvo que soportar largas sesiones de maquillaje, incluyendo nueva nariz y cambio de color de ojos, que lo dejaron con severas jaquecas e infecciones cutáneas. Segundo, durante la filmación de una escena clave fue impactado por un rayo… UN RAYO. Tercero, una cruz de 150 libras cayó sobre su hombro, dislocándolo (Gibson dejó la escena en el film, porque expresaba dolor genuino). Cuarto, fue azotado accidentalmente dos veces, lo que le dejó una cicatriz de 14 pulgadas. Quinto, fue realmente colgado de la cruz. Y sexto, el pobre James no volvió a trabajar luego de esta película, algo que recientemente protestó en una reunión, relacionándolo con el hecho de que tenía 33 años durante la filmación, justo como Jesucristo. La verdad es que se merece un aplauso, que le ocurra todo eso y que no renuncie… fue impactado por un rayo, seriously!

Recuerden que, por más que lo intenten, no pueden escapar de la mala suerte pero, por las dudas, no trabajen en ninguna “Poltergeist” y aléjense de los rayos. Alguna otra sugerencia? Algún dato que me olvidé de mencionar? Co-men-ta-rios!!!

Los Rayos son Duros. Témanles.

::Luz::

 

E-mail: enlasmalasyenlasbuenas@hotmail.com

CO-MEN-TA-RIOS!!! CO-MEN-TA-RIOS!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s