5 Motivos por los cuales estoy considerando Asesinar a mi Vecino.

Viviendo en un edificio con muchos apartamentos, uno puede esperar cualquier infamia. En mi caso, por ejemplo, está la detestable vecina metida (que, incluso estando todavía atrapada dentro de “Machete”, me pregunta ocasionalmente cuándo tendré novio), la ‘joven’ que realiza actividades bastante dudosas que involucran hombres entrando y saliendo de su hogar, el típico fracasado que le grita a su hijo por no saber cuánto es 999 + 1 y una psicóloga que, desafortunadamente, no tiene de pacientes a ninguno de los horribles seres que mencioné previamente. Sin embargo, por esas cosas extrañas del destino, el sujeto de esta entrada no reside en mi edificio, sino en la casa de enfrente. Esta persona, de género masculino y una edad aproximada de 17 años, es lo que la ciencia llamaría un reggaetonerus estupidus, no muy diferente al adolescente reggaetonero común, pero doblemente insoportable. En caso de que finalmente me decida, aquí les explico a todos ustedes aquellas cosas que me llevaron al borde del homicidio, motivos por los cuales (si me capturan) les estaré escribiendo desde prisión en las próximas semanas. No se enfaden por mi ausencia.

Motivo Nº1:

Fanático Nº1 de la pirotecnia (y de molestar): Navidad es un momento para festejar, ser felices, recibir regalos, tomar ponche, compararse con los demás miembros de la familia, reírse de aquellos que están borrachos, poner música a todo volumen aprovechando que los ancianos se han quedado dormidos, festejar que Mtv pone videos musicales en este día, tragar todos los ornamentos del arbolito que tu estómago permita… para mi adorado vecino, la Navidad es todo eso y además el mejor momento para colocar pirotecnia en la puerta de metal de mi edificio. Con lo que disfruto de escuchar con mis oídos sensibles la tonelada de explosiones sin sentido y los ladridos de los pobres perros callejeros, sin contar cuánto me fascina tener que ver a mi gato aterrado bajo mi silla, la simpática puerta de metal hace que uno se sienta parte de un campo de batalla al mínimo impacto de una cañita voladora. Mi vecino sabe cuánto adoramos esto, así que se pasa toda la Nochebuena en la puerta, encendiendo otro y otro de esos condenados artificios, riendo luego como el estúpido que es, festejando una vez más el rito que realiza todos los años. Oh, me olvidaba, hace lo mismo para Año Nuevo…

Motivo Nº2:

Está todo el día en su casa: Esto es algo que definitivamente no comprendo, ya que es un joven de más o menos mi edad, así que debería pasarse al menos cinco horas en la escuela cada día pero, al parecer, está SIEMPRE ahí en su casa. Al principio creía que iba a ‘estudiar’ al mismo horario que yo, pero hay veces que falté a clases y todavía se escucha! No es muy difícil saber que está presente, porque definitivamente lo hace notar de algún modo, ya sea corriendo y haciendo idioteces con sus igual de inmaduros amigotes, escuchando música a todo volumen o colocando pirotecnia en tu puerta desde la semana previa a Navidad y Año Nuevo. Si hay silencio, es porque probablemente se fue de vacaciones con su numerosa familia, llevando su tortura a otro lado de forma temporal. Otra cosa que sirve de alarma para su rápida detección es el escuchar cómo su padre lo llama y éste lo ignora o lo insulta, decidiendo aumentar el volumen de su música en un 150%.

Motivo Nº3:

No tiene personalidad alguna: Atención, no me malinterpreten, hay veces que sale de su hogar… al banquito que su familia colocó estratégicamente a la salida de la casa para que el inútil de su hijo pase allí las tardes. Tan divertido como estar al aire libre un día de granizo, mi vecino se sienta en su mágico trono, sube el volumen de la música en un 300%, deja la puerta de la casa abierta y propensa a todo tipo de robos, previa colocación de ropas que están de moda entre los idiotas de su clase (ejemplo: ropa para hacer gimnasia y zapatillas de esas que parece que tuvieran gusanos debajo) y procede a observar fijamente a cada persona de su edad que pase, esperando a alguien que quiera entablar una conversación con él respecto a la música que éste escucha, a la manera en la que se encuentra vestido o acerca de cómo intenta llamar la atención tan desesperadamente.

Motivo Nº4:

La horrible música, a un horrible volumen: Como he mencionado previamente, mi adorado vecino tiende a tener un leve favoritismo sobre el reggaeton y la cumbia y, como si eso no fuera suficiente injuria, coloca estos simpáticos géneros ‘musicales’ a un volumen tan alto que uno podría llegar a creer que se encuentra en medio de un recital de la chatarra que está siendo reproducida. Mi madre insiste que estando en la calle no se escucha tan fuerte pero, desafortunadamente, en el condenado segundo piso del edificio de enfrente… pues, digamos que no es muy divertido ser despertado a las 8AM (viene de una familia de madrugadores) por una canción cuya introducción sea una alarma de bombero/policía a un volumen que te deja pensando en cómo rayos debe escucharse ESO dentro de la casa. Olvídense, además, de todas esos tracks que mencioné en la entrada pasada, porque ni siquiera “Around the World” compara su excelente letra con las cosas que oye ese intento de ser humano que es mi vecino. Les parece que exagero? Cómo reaccionarían ustedes si escuchan “Aquí viene la TRIKITONGA, TRIKITONGA, dale dale dale a la TRIKITONGA, dale a la TRIKITONGA, TRIKI-TRIKI-TRIKI, TRIKI-TI-TRIKITONGA” repetido hasta el infinito tres veces por día? Este tipo de música se encarga de enfatizar (por eso las mayúsculas en mi transcripción) las palabras más estúpidas y de repetirlas al menos diez veces en cada verso. Qué rayos es, después de todo, una ‘Trikitonga’? Y mejor ni menciono la segunda canción favorita de mi vecino, una cuya letra dice “Ahí está la culisuelta, culi culi culi culisuelta”.

Motivo Nº5:

Nadie hace absolutamente nada al respecto: Muchos de ustedes se estarán preguntando por qué no le presento todos estos argumentos a los padres de este joven, sin saber (obviamente) que éste a alguien salió. Los fines de semana, de algún modo afortunadamente, ellos toman control del sistema de audio y ponen al mismo volumen que su hijo música de los ’80, una extraña radio paraguaya que sólo habla de medios de transporte o una radio que pasa ese lindo y original rock argentino (mejor dicho, ‘nacional’, como si fuera un género aparte). Me libro temporalmente de despertarme con “La Culisuelta”, pero igual tengo que salir del estado alfa al ritmo dePilas pilas pilas para mover el corazón, necesito estar pila toda la vida. No como ese conejito que no dura nada, yo soy ratón a batería”. Además, se creen ustedes que los padres no están viendo como el condenado inútil ése enciende fuegos de artificio en la puerta de mi casa en Navidad? Si  pasan esa festividad en la acera! Acaso los vecinos de mi edificio no escuchan todo el caos que, al parecer, yo únicamente detecto? Sus amigos y familiares no pueden acercársele y decirle ‘Te queremos, deja de llamar la atención’, o preocuparse porque no está yendo a la escuela? Yo sola no puedo, así que mi única solución es asesinarlo cuando se encuentra en el banquito… eso, o convencer a alguien de que le dé un abrazo y sea su amigo. Algo urgente, porque si vuelvo a ser despertada por una bocina a todo volumen, van a rodar cabezas.

Creo que mejor no lo asesino, ya que mi gato no me quiere prestar su inmenso arsenal, pero ya he conseguido a alguien que lo abrace: Betty, una boa constrictor que compré en Amazon. Ustedes tienen/tuvieron vecinos parecidos? Algún consejo acerca de mi lamentable situación? Comenten, o Betty y yo los visitaremos de sorpresa.

Me estoy volviendo (literalmente) Loca. Témanme.

::Luz::

PD: Muchas gracias, nuevamente, a SP-Studio por dejarme utilizar su herramienta online para hacer muñecos similares a los de “South Park”. Pueden hacerse fans en Facebook aquí.

E-mail: enlasmalasyenlasbuenas@hotmail.com

CO-MEN-TA-RIOS!!! CO-MEN-TA-RIOS!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s